Ipsos Point Of View - Las Marcas como engranaje social

El feminismo, los Derechos Humanos y la integración de personas en condición de minoría de carácter sexual, no son temas “de moda” o solo propios de una contingencia política-social, más bien, son luchas constantes que han caracterizado al ser humano a lo largo de la historia, quiéralo o no, en la búsqueda y construcción de una sociedad más justa, y donde empresas y marcas tienen mucho que aportar...

Ipsos Point Of View - Las Marcas como engranaje social

Autor (es)

  • Carolina Suez Directora de Comunicaciones
Get in touch

¿Recuerdan una publicidad de una reconocida marca de implementos de limpieza doméstica que decía “Mi marido trapea el piso conmigo y me encanta”? Corría el año 2012 y recién se estaba instalando en los medios la equidad sobre los roles de la pareja en el ámbito doméstico. En ese caso en particular, el aporte de la empresa no fue bien recibido por las audiencias, bajo el contexto de la violencia de género, y claro está que decir que “mi marido trapea el suelo conmigo” tiene una connotación altamente negativa y desafortunada por sobre la temática creativa. En la misma lógica, decir hoy que un hombre puede quedarse en casa y realizar las tareas domésticas, no es tan alocado e inaceptable como si lo hubiésemos dicho hace unos 15 o 20 años atrás
Arriesgarse a realizar campañas como las que hacíamos mención, en el contexto actual, podría terminar sepultando a las marcas involucradas, y es que hoy, estamos ante personas más conscientes e involucradas en la construcción de una sociedad más justa, donde existen temáticas que no pueden seguir siendo ignoradas. Así lo refleja la encuesta realizada por Ipsos Percepciones equivocadas sobre el lema "Press for Progress" en marco del Día Internacional de la Mujer, el cual indica que un 80% de los chilenos reconoce, que en general, hace 5 años las denuncias por acoso sexual eran ignoradas; un 65% de los chilenos reconoce del mismo modo que las cosas estarían mejor si hubiera más mujeres en puestos de responsabilidad en el gobierno y en las empresas, lo que va muy de cerca con que el 66% de los chilenos se considera feminista en el sentido de aquel que defiende y apoya la igualdad de oportunidades para las mujeres.  
 

POV

Asimismo, de acuerdo con el estudio Ipsos realizado a comienzos de este año, “Actitudes globales hacia las personas transgénero”, un 44% de la población está de acuerdo con que el país se está volviendo más tolerante con las personas transgénero. La valoración de derechos fundamentales para la sociedad, entendiendo el concepto como universal y transversal y no como un instrumento de polarización política, ha sido relevante en el último tiempo.  Lo anterior se traduce en que el 81% de las personas considera que los Derechos Humanos son importantes para la creación de una sociedad más justa en el país y el 79% de las personas  considera que es importante contar con leyes que protejan los Derechos Humanos.
 

POV 2

 

El motor de cambios sociales se encuentra en la sociedad, sin embargo, las empresas y las marcas se encuentran en el escenario ideal para transformarse en un engranaje de esta maquinaria capaz de movilizar grandes cambios hacia un fin mayor ¿Cómo? Pues, por medio de la voluntad de generar reales cambios en la cultura empresarial en favor de integración, la empatía sobre los cambios sociales que está viviendo el país, generando de esta forma, la identificación de parte de las audiencias. Claro está que la valoración y la reputación se gana siendo parte de las reformas, más que “subirse al podio de la victoria” siendo un simple observador. En definitiva, no debemos esperar la promulgación de leyes que obliguen a las empresas a tener un cambio de actitud en esta materia, basta en muchos casos, fijar la mirada en nuestros propios colaboradores quienes poseen el talento, quizás sin saberlo, de producir los cambios necesarios en las empresas. Es dentro de ella donde estos movimientos sociales se viven día a día, y las mejores lecciones y aprendizajes pueden estar frente a nuestras narices y no nos damos cuenta.
Aquí algunas recomendaciones básicas para guiar este desafío:

  1. Procurar comunicaciones internas y externas que cuiden caer en estereotipos de género.
  2. Promover la igualdad dentro de la empresa con salario e igualdad de condiciones.
  3. Asegurar que los cargos claves dentro de la empresa se compongan tanto de hombres como de mujeres.
  4. Superar el 1% de integración laboral que exige la ley
  5. Y último pero no menos importante, no olvidar la RSE, considerar lo comunitario, la necesidad de las personas, dentro de cada acción realizada que pueda afectarlos de cualquier forma

Autor (es)

  • Carolina Suez Directora de Comunicaciones