Cuando sea grande

Punto de vista - Recuerdo que mis amigos de la niñez querían ser Presidente de la República, profesor, médico, aviador, policía, banquero, soldado, y uno de ellos, paladín de la justicia.

Cuando sea grande

Autor(es)

  • Javier Álvarez Ipsos Marketing, Perú
Get in touch

Yo quería ser astronauta. En el repaso de lo anhelado, muy pocos alcanzamos lo que aspirábamos cuando niños. Ninguno -al menos por el momento- logró gobernar el país, se hizo multimillonario y mucho menos llegó a la Luna. Sin embargo, uno, logró ser súper héroe, pero sólo para sus hijos. Han transcurrido 40 años, ¿los chicos de hoy ansían ser de grandes lo mismo que querían ser los chicos del ayer? ¿los peruanos piensan similar a los de otras latitudes?

Una encuesta a niños entre 7 y 12 años (1), revela varios hallazgos interesantes sobre el tema en cuestión. Primero: que algunas profesiones y oficios se mantienen vigentes y en el top del deseo (médico, policía e ingeniero); otras en cambio, perdieron interés y casi no se las menciona (presidente, astronauta). Segundo: la lista de opciones creció en cantidad y variedad; además de las ocupaciones tradicionales, se incorporan actividades relacionadas con el deporte, diseño, arte y otros menesteres. Tercero: asoma cierta inclinación por prácticas como el canto, baile y modelaje a raíz de su exposición en televisión, medio que sigue siendo clave e influyente. Cuarto: llama la atención que no se exprese interés en ciencia, tecnología y matemáticas. Quinto: la elección de los niños se orienta principalmente hacia actividades que tendrán interacción directa con otras personas y cuyo desempeño, curiosamente, es más individual que en equipo (ejemplo: diseñador, chef, cosmetóloga).

En el ranking general, doctor, policía, ingeniero, veterinario y deportista son las ocupaciones que lideran las preferencias y representan el 63% de la opinión de los menores de edad. Cabe señalar, que la diferencia es marcada por género: Las niñas están encantadas en llegar a ser profesionales de la salud, como doctora, veterinaria, odontóloga, enfermera; o de la educación, como profesora. En cambio, los niños se inclinan más por ser policías, ingenieros, futbolistas o bomberos. Lo que sí es similar entre hombres y mujeres, es modificar sus intereses conforme avancen los años, para los de 7 y 8 años, ser doctora o policía es la aspiración máxima; para los que tienen 11 y 12 años, ser “tombo” ya no es tan bacán, pero sí ser ingeniero. En conclusión, y aunque parezca casualidad, la elección de lo que quieren ser las niñas parecería indicar una vocación a “sanar”; y la de los niños, a “poner orden” y “construir”.

Fatherly, un medio estadounidense enfocado en temas de paternidad, realizó un sondeo (2) en EE.UU. a niños de hasta 10 años y lo que encontró es similar a la realidad peruana. Descubrió que ser policía o astronauta ya no es una prioridad en los chicos de hoy. En cambio, registró que la mayor incidencia de menciones fue "atleta profesional". La visibilidad de las superestrellas deportivas y el estilo de vida exitoso con que son presentados, a través de los medios de comunicación, probablemente contribuyeron a formar aquella respuesta. Además, determinó que, entre quienes desean desarrollarse como atletas, había una mayor cantidad de varones. Las mujeres eligieron una profesión distinta: la medicina.

Como sucede en la mayoría de los casos, las elecciones en materia de carrera van mutando. La clave reside en que no varíe el acompañamiento y apoyo que cada chico reciba por parte de sus padres o familiares más cercanos. Solo así se desarrollará la profesión en un marco favorable y quizás responda a la que más necesite el Perú en el futuro.


Fuentes:

(1) Ipsos Perú: Perfil del Niño – Oct 2015
(2) Fatherly.com: Fatherly Imagination report – Nov 2015.

Autor(es)

  • Javier Álvarez Ipsos Marketing, Perú