Bienvenida verificación virtual, ¡esperar ya no es una opción!

Punto de vista - Hoy por hoy, cada vez más personas acceden y dan importancia a la tecnología; tan solo el hecho de pensar cuántas herramientas tecnológicas usamos en el día a día, nos haría conscientes de que ya hemos establecido una relación importante con ella. En el contexto globalizado y cambiante en el que vivimos, la tecnología debe ser un aliado estratégico para todos.

Bienvenida verificación virtual, ¡esperar ya no es una opción!

Autor(es)

  • Mariana Ordinola Ipsos Public Affairs, Perú
Get in touch

En Ipsos hemos renovado uno de los controles de calidad que realizan las empresas de investigación: la verificación. El objetivo principal es corroborar que la encuesta haya sido aplicada a la persona que cumple con las características exigidas y confirmar que se haya respetado las instrucciones dadas en el entrenamiento. Tradicionalmente se tiene dos tipos de verificación:

  • Diferida: se realiza días después del trabajo de campo e implica un tiempo adicional donde se requiere esperar el reporte de supervisión para recién realizar alguna acción.
  • Coincidental: se efectúa en el mismo momento que se recoge la información en campo (en tiempo real), no se puede aplicar a todas las zonas trabajadas, se utiliza en localidades alejadas, de donde suele ser costoso regresar.

¿En qué consiste el cambio?

Actualmente, en Ipsos empleamos la verificación diferida virtual inmediata,  la cual nos permite sacar el máximo provecho a la tecnología, reduciendo tiempo y mejorando la calidad de la información.  Esto consiste en realizar encuestas en tablets configuradas con mínimos requisitos, como lo son activar el GPS y la función grabación silenciosa.

Estas opciones nos señalan el preciso lugar donde se encuentra el encuestador y el recorrido realizado; de modo que nos ayuda a comprobar que esté en la hora señalada, en el punto de inicio o que esté en la zona y recorriendo las calles seleccionadas. Asimismo, nos da la opción de escuchar las grabaciones realizadas durante las encuestas, las cuales son almacenadas en la nube informática minutos después de su realización (y no días después, como anteriormente se hacía), y nos permite identificar rápidamente si el encuestador está omitiendo preguntas, no está respetando filtros claves, o está encuestando a personas que no forman parte del público objetivo del estudio, entre otros errores.

Lo más positivo es que nos da la oportunidad de tomar una acción correctiva inmediata, aseguramos el 20% de la verificación del trabajo realizado de cada encuestador y es aplicable para todos los trabajos de campo (encuestas en hogares, en establecimientos o empresas, o en puntos).

Esta nueva modalidad de verificación representa una ventaja para todos los stakeholders del proceso de investigación tal como se puede apreciar en el siguiente cuadro:

¿Cuáles son los retos?

“Todos los días vemos un mundo que cambia cada vez más rápido […] El mundo digital está transformando la economía y reinventado la forma en la que trabajamos. La competencia está tomando nuevas formas. La velocidad es crucial. La información debe ser entregada lo antes posible, esperar no es una opción”. El giro a la verificación virtual responde totalmente a las 4S que forman parte del espíritu Game Changers  de Ipsos (Speed, Simplicity, Security, Substance), los cuales nos impulsan a enfrentar los retos que asumimos día a día.

También se requiere mayor planificación para trabajar con tablets por un tema de disponibilidad de equipos (aunque en Ipsos ya contamos con más de 600 tablets), y del tiempo necesario para realizar y validar la programación final. El riesgo a enfrentar es que una vez en campo es imposible recuperar la información en caso que haya errores en el programa (error en las cuotas, filtros erróneos, saltos inválidos, numeración o fraseos errados, etc.), es por eso que se requiere por lo menos dos días para realizar todos los procesos de validación y corregir los posibles errores antes de salir a campo, con el fin de entregar al cliente conocimiento de mayor calidad.

Finalmente, todo cambio implica una adaptación;  sin embargo, con esfuerzo y difundiendo a todos los involucrados los grandes beneficios, este proceso de aprendizaje se está realizando. En Ipsos Perú estamos en constante renovación para generar conocimiento con calidad y velocidad para acompañar de la mejor manera a nuestros clientes en las decisiones que deben tomar.

Autor(es)

  • Mariana Ordinola Ipsos Public Affairs, Perú