Castañeda con el marcador en contra

Las cifras de Castañeda a lo largo de sus tres gestiones municipales son impresionantes. En su primer período como alcalde tuvo aprobaciones mayores a 80% 17 veces. En el segundo, entre el 2007 y 2010, su promedio de aprobación fue de 77%, y nunca fue desaprobado por más de la tercera parte de los limeños. Para ponerlo en contexto, el promedio de desaprobación de Susana Villarán durante su último año de gestión fue 76%. El pico de aprobación de Alberto Andrade fue 75% en setiembre de 1997, pero su promedio durante toda la gestión fue 63%. Es decir, Castañeda ha sido ampliamente superior a sus predecesores y sucesores en su desempeño frente a la opinión pública. Es un político acostumbrado a jugar con el marcador a favor. Siempre con más partidarios que detractores.

Castañeda con el marcador en contra

Autor(es)

  • Maria Alejandra Campos Ipsos Public Affairs, Perú
Get in touch

Su tercera gestión empezó en el 2015 con la misma proyección de las anteriores, una amplia mayoría a favor (68%) y apenas 21% en contra. Sin embargo, la primera crisis llegó pronto, entre febrero y mayo la aprobación cayó 19 puntos debido a los cuestionamientos al ‘by-pass’ de 28 de Julio. El 49% de aprobación de ese mes era el porcentaje más bajo en sus tres períodos como alcalde. A pesar de la coyuntura adversa, Castañeda logró recuperarse. En tan solo tres meses volvió a los niveles de confianza de su primer mes de gestión. La oposición
estaba devastada, Castañeda parecía ser intocable… hasta hoy.

Autor(es)

  • Maria Alejandra Campos Ipsos Public Affairs, Perú