Chamba es chamba

“El trabajo es la actividad más frecuente y absorbente para poco más de 16 millones de personas, quienes conforman actualmente la población económicamente activa y ocupada del Perú. En Lima, la cifra alcanza los 5 millones (la mitad de sus habitantes)”.

Autor(es)

  • Javier Álvarez Trends Senior Director
Get in touch

Cuando el peruano se describe, lo primero que le viene a la mente es su espíritu chambero. Y es que el trabajo es la actividad más frecuente y absorbente para poco más de 16 millones de personas, quienes conforman actualmente la población económicamente activa y ocupada del Perú. En Lima, la cifra alcanza los 5 millones (la mitad de sus habitantes). La masa trabajadora en el país la componen principalmente los dependientes e independientes, entre los que predominan ligeramente los primeros. En la capital, la balanza se inclina mucho más hacia los dependientes (asalariados), que representan dos tercios del total.

Si bien son innumerables las ocupaciones que se desarrollan en el país, las principales en el segmento independiente giran en torno de la conducción de vehículos (chofer, microbusero, taxista, camionero, motociclista, etc.), la venta ambulatoria, venta minorista –en local, quiosco o puesto– y la preparación de alimentos (cocina). Datos oficiales indican que las tres ocupaciones más comunes concentran a un tercio de la población de independientes, y que las top 9 concentran al 64% del total de trabajadores. En el segmento de los dependientes es totalmente inverso, es un mercado atomizado en el que destacan ligeramente los empleos en rubros como limpieza, ventas y educación (profesores)(1).

Chamba es chamba

La mayoría de los asalariados declara estar satisfecho con su empleo y se lo recomendaría a otra persona, pero no está complacida con su remuneración. Tres de cada cinco recuerdan haber conseguido su trabajo actual gracias a un conocido o familiar, en tanto que una proporción similar opina que, de querer, podría renunciar y encontrar un mejor lugar para trabajar(2). Para el grupo de independientes, la actividad que suelen desarrollar se puede resumir en dos frases: “se sufre, pero se goza” y “se trabaja de sol a sol”, en referencia a una doble interpretación, la ganancia moneda a moneda, y la dedicación 24x7 al negocio. Es un sector de la población que se siente satisfecho consigo mismo y con el éxito logrado.

Un sondeo de opinión entre la población limeña sobre el trabajo, dio datos curiosos, pero también interesantes si se analizan e interpretan como necesidades y oportunidades de negocio. El 70% de los limeños labora en una oficina o espacios cerrados y el 30% en espacios abiertos o literalmente en la calle. En este segundo grupo predominan ligeramente más los hombres que mujeres, e independientes más que dependientes(2).

El 69% trabaja en un primer piso o al nivel de la vereda, el 26% en pisos superiores (el promedio es segundo piso) y el 1% en sótano o bajo el asfalto. La mitad lo hace sentado y la otra de pie. Por supuesto, también hay quienes laboran recostados, agachados, colgados o suspendidos, pero todos juntos representan menos del 1% de la población trabajadora. Entre las mujeres, son ligeramente más aquellas sentadas que de pie; lo contrario ocurre entre hombres. Situación similar entre independientes y dependientes, entre los primeros primarían los sentados, y entre los segundos, los de pie. El 32% de todos cataloga su trabajo como riesgoso, la mitad de los hombres comparte este sentir, y entre ellos, los dependientes(2).

También existen hábitos y actitudes que los diferencian. Los que desarrollan alguna actividad económica en la vía pública están más conectados a la radio, son prepagueros en telefonía móvil y la mayoría no es bancarizada. Los de oficina prefieren la tele, pero la ven menos que antes. Son usuarios intensos del smartphone e intensamente conectados(3).

Gente laborando en la vía pública, bajo techo, en puestos o en oficinas, parados o sentados. Sea cual fuere la situación, todos tienen una serie de necesidades por cubrir y ahí están las oportunidades e incluso espacio para la innovación. Atención, empresas de productos y servicios. Tenemos en el horizonte, nichos de mercado con alto potencial para los negocios.


Fuentes:

(1) INEI: ENAHO 2017.

(2) Ipsos: Perfil del adolescente, joven y adulto 2018.

(3) Ipsos: Hábitos, usos y actitudes hacia la Tv 2017.

Autor(es)

  • Javier Álvarez Trends Senior Director