El mejor, el peor

“El último acto político de García fue su suicidio. Para sus partidarios, fue un acto de dignidad. Para sus opositores, la última evasión a la justicia”.

Autor(es)

  • Alfredo Torres Country President
Get in touch

el mejor el peor

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos”. Así empieza la novela de Charles Dickens sobre la Revolución Francesa. Parafraseando a Dickens, podría decirse de Alan García que fue el peor y el mejor político del último medio siglo. Al menos desde el punto de vista económico, pocos objetarían que su primer gobierno fue el peor del siglo XX y su segundo gobierno el mejor de lo que va del siglo XXI. Amado y odiado como pocos, las anécdotas sobre su portentosa memoria y astucia se seguirán contando por mucho tiempo.

Lamentablemente, no supo evitar la corrupción. Fue acusado de haber recibido dinero indebido a través de testaferros en sus dos gobiernos. De los primeros procesos judiciales lo salvó la prescripción y de los segundos su suicidio, ocurrido una semana antes del interrogatorio a Jorge Barata en Brasil que podría dilucidar si era verdad, como él sostenía, que “otros se venden, yo no” o si recibió un soborno de 14 millones de dólares, como sostiene el equipo de investigación de la fiscalía.

García fue también el peruano más estudiado por las encuestas. La primera encuesta a la opinión pública que hicimos en Apoyo, quienes ahora integramos Ipsos Perú, fue en noviembre de 1984 y la primera pregunta era sobre las elecciones de 1985. Alan García encabezaba la intención de voto con 40% seguido por Alfonso Barrantes y Luis Bedoya. La tendencia se mantendría los siguientes meses y García, con 35 años, sería elegido presidente de la República.

García empezó su gestión con 85% de aprobación y llegó a tener 91% al tercer mes. Cuando ya empezaba a declinar y contaba con 52% de aprobación, lanzó su propuesta de estatizar la banca y los seguros, el 28 de julio de 1987. La propuesta no despertó el entusiasmo popular que él esperaba. La aprobó inicialmente el 44% y la desaprobó el 35%. Pero la intensidad del rechazo que encabezó Mario Vargas Llosa fue aun más sorpresiva. En diciembre, el apoyo a la estatización había caído a 36%, el rechazo subido a 52% y el Senado decidió no aprobar el proyecto de ley. Pero, con el intento de estatización, la crisis económica se aceleró y ella, sumada al terrorismo y la corrupción, llevó a que concluyera su mandato en 1990 con 21% de aprobación.

Cuando retorna al Perú, luego de su largo exilio durante el fujimorismo, su imagen seguía muy deteriorada. Las primeras encuestas le daban 3% de intención de voto. Pero su extremada habilidad política lo llevó a saltar pronto al tercer lugar, detrás de Alejandro Toledo y Lourdes Flores. Pasó de 14% en enero a 17% en febrero, 21% en marzo y 23% en abril, para lograr, finalmente, 25,8%, superando por décimas a Flores. En la segunda vuelta, empezó 16 puntos detrás de Toledo y terminó perdiendo 53% a 47%. Algunos creen que con una semana más habría ganado.

Para la campaña del 2006 empezó también en tercer lugar, detrás de Ollanta Humala y Lourdes Flores. Nuevamente, empezó a crecer. Pasó de 17% en enero a 22% en febrero, 23% en marzo y, otra vez, desplazó a Flores logrando el segundo lugar con 24,3%. Esta vez, sin embargo, la mayoría del electorado lo apoyaría contra Humala desde el principio. Las encuestas registraban 52% a 48%. Ganó la presidencia 52,6% a 47,4%.

Empezó su segundo gobierno con 55% de aprobación. Su peor momento esta vez fue con el fatídico ‘baguazo’: en junio del 2009 su popularidad cayó de 30% a 21%. Pero luego se recuperó. El crecimiento económico y la consiguiente reducción de la pobreza eran palpables. Terminó su segundo gobierno en el 2011 con 42% de aprobación.

Durante el gobierno de Humala, fue largamente investigado en el Congreso por corrupción y acusado también de haber indultado a narcotraficantes. El resultado fue un nuevo deterioro de su imagen que no logró remontar en la campaña presidencial del 2016, la que terminó con 5,83% de los votos. El Caso Odebrecht acentuó su desprestigio. Cuando solicitó asilo en la Embajada de Uruguay, el 88% lo calificó de un intento de evadir la justicia. En la última encuesta –que no llegó a ver– a la pregunta sobre con qué político simpatiza más, solo 2% de la ciudadanía mencionó su nombre.

El último acto político de García fue su suicidio. Para sus partidarios, fue un acto de dignidad. Para sus opositores, la última evasión a la justicia. De lo que no cabe duda es que García veía en la detención preliminar el inicio de una prisión prolongada a la que no estaba dispuesto a someterse. “He visto a otros desfilar esposados, guardándose su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos”, escribió en su carta de despedida.¿Acaso, al referirse a sí mismo en tercera persona, valida la hipótesis de que, en los vericuetos de su poderosa mente, había desdoblado su yo físico de su yo histórico y que decidió terminar con el primero para enaltecer al segundo y convertir así a “Alan García” en una figura mítica?

 

Autor(es)

  • Alfredo Torres Country President

Sociedad