Mistura de sabores y experiencias

Punto de vista - Mistura es pasión por lo nuestro. Es motivo de celebración y sobre todo de disfrute. Uno de mis momento favoritos del año. En términos oficiales, Mistura es la Feria Gastronómica Internacional de Lima, la más importante en Perú y probablemente en el mundo, pasando de 23 mil visitantes en sus inicios, por el año 2008, a 400 mil en la presente edición 2015.

Mistura de sabores y experiencias

Autor(es)

  • Katherine Sachún Rivera Ipsos Loyalty, Perú
Get in touch

Mistura es una versión moderna de la recordada Feria del Hogar. Sin embargo, como toda aventura, no todo es perfecto y Mistura no es la excepción. Entendamos mejor la experiencia de Mistura, a través de sus aciertos y errores, y aprendamos de ella.

Comencemos por los aspectos positivos. ¿Dónde radica el éxito de Mistura? ¿Dónde se genera la diferencia? Definitivamente en el valor de la experiencia, donde la gastronomía es la reina, pero donde diversos aspectos se confabulan en generar una experiencia memorable y bien lograda a lo largo de sus ediciones, razón por la cual gana visitantes leales año tras año y sostenibilidad a largo plazo.

La diversidad de ambientes es uno de los pilares de Mistura que más se valoran. Cierre los ojos un momento y disfrute un sándwich de “El Chinito”, un delicioso chancho al palo o el mejor queso helado arequipeño. Pero usted no está en el local histórico del Centro de Lima, en Huaral, o Yanahuara en Arequipa. Usted se encuentra en la Costa Verde de Lima. Esta inigualable mistura de sabores, olores y personas lo hacen vivir una experiencia única y lo trasladan a estas tierras, como si usted estuviera físicamente ahí.

Además, para aquellos que vamos conociendo de a pocos, Mistura es la perfecta oportunidad para experimentar nuevos sabores, aquellos que nunca habríamos intentando por nuestra cuenta. Sumemos además, nuevas personas y restaurantes, compartir con nuestras familias y amigos, hacer colas y conversar en ellas, probar distintos lugares en un día, ensuciarnos, probar entrada, segundo, postre, segundo de nuevo, bebida, disfrutar conciertos, bailes; todas ‘pequeñas’ experiencias en un día. Son todos estos pequeños aspectos los que van sumando valor a la experiencia integral y lo hacen diferencial.

Sin embargo, existen también elementos negativos. El recinto no siempre ha sido una fortaleza. La importancia de la locación es crítica para este tipo de eventos. Es básico contar con un espacio adecuado para la realización de actividades de gran envergadura en el país. Sumado a ello, la accesibilidad un tanto complicada al lugar, y un tráfico alarmante en la ciudad de Lima, y en especial la Costa Verde, dificulta el inicio de una agradable experiencia. Llegamos y encontramos un camino de tierra y polvo, y para aquellos preocupados por mantener un look impecable, el día empezó mal ¡Pero no perdamos las esperanzas! Se debe trabajar y ponernos las pilas en implementar lugares en la ciudad aptos para disfrutar de eventos de esta magnitud.

Otros aspectos importantes son el pago de entradas y las colas, dolores de cabeza para los detractores de Mistura. El pago de S/.25 “a cambio de nada” es un costo muy elevado en algunos segmentos, lo cual aleja a muchos. A favor de este punto, encontramos el argumento: ¿cómo se mantiene y levanta una feria desde cero, sin infraestructura, sin fondos? Por otro lado, las inmensas colas, el gran protagonista de Mistura es un dolor de cabeza para aquellos que no están dispuestos a perder horas en espera de un plato de comida que pueden adquirir en un establecimiento regularmente. Se debe encontrar un sistema más eficiente, la organización debe mejorar ya que como diría una conocida marca “el tiempo vale oro”.

Si Mistura logra trabajar sobre sus debilidades, no hay duda de que se convertirá en la Feria más grande y reconocida en el mundo. ¿Cuál será la clave del éxito? Entender que las debilidades son oportunidades de mejora, sobre las cuales siempre podemos accionar y que una vez identificadas está en nosotros desarrollar e implementar planes de acción que las fortalezcan.

Lo mismo, podemos aplicar en nuestras empresas. ¿Cómo lograrlo? Debemos ser capaces de hacer que nuestro cliente quiera “repetir el plato”. Este es uno de los pilares de la lealtad, por lo cual debe ser uno de los enfoques más importantes de su empresa, especialmente a desarrollar en tiempos de crisis, donde conseguir un nuevo cliente es cada vez más difícil y retener y fidelizar a los actuales es más rentable. Su marca debe permitir al cliente vivir una experiencia memorable; y mejorar la experiencia de visita, identificando oportunidades y mejora continua de procesos es la clave.

Como vemos, la delgada línea entre ser uno más del montón y la del éxito puede radicar en la correcta gestión de experiencias memorables entre nuestros clientes.

¿O cree usted que es lo mismo ser un parque de diversiones y ser Disney World?

Autor(es)

  • Katherine Sachún Rivera Ipsos Loyalty, Perú