¿Por qué lo llamamos amor cuando queremos decir...?

Hoy es el Día de San Valentín, el día del amor, y queremos hablar de un tema que habitualmente va relacionado… o no, el sexo.

¿Por qué lo llamamos amor cuando queremos decir...?

Autor (es)

  • Vicente Castellanos Director del área de Public Affairs
Get in touch

Anualmente publicamos nuestro estudio “Los Peligros de la Percepción”, donde preguntamos a los ciudadanos de distintos países, sobre diferentes temas sociales para analizar el nivel de conocimiento que tienen sobre su país y si esas respuestas se ajustan con la realidad. La conclusión siempre es la misma año tras año: nuestra percepción sobre la realidad son errónea.  

Centrémonos en el sexo, que es uno de los temas por los que hemos preguntado en la última ola. IPSOS preguntó a más de 12.000 ciudadanos de todo el mundo: ¿En cuántas ocasiones cree que las mujeres y los hombres entre 18 y 29 años, han mantenido relaciones sexuales en las últimas 4 semanas?

Nos encontramos que en la mayoría de los países se sobrestima por mucho el número de ocasiones en las que los hombres y las mujeres jóvenes mantienen relaciones sexuales. De hecho, en particular las mujeres suelen estimar una cifra algo más alta respecto a la frecuencia de las relaciones sexuales que mantienen los hombres.

En el caso de España, los hombres declaran haber tenido relaciones 5 veces en el último mes y las mujeres 6 veces, cifras que van en línea con la media global; pero a la hora de pensar en los demás, todos creen, que, en esas edades, lo hacen a diario. Tanto para hombres como para mujeres, la gente piensa que lo hacen 24 veces al mes… casi a diario, ¡ahí es nada!

¿A qué se debe esta gran diferencia entre lo que pensamos y la realidad?

En general nos equivocamos como consecuencia de lo que nos llega a través de los medios de comunicación, los políticos y las redes sociales, somos fácilmente influenciables; pero, además, nuestras percepciones erróneas son fruto de nuestras emociones, y por lo tanto no es sorprendente que, sobre los temas más emocionales, como puede ser el sexo, se hagan suposiciones mucho más exageradas. En España, esto además se incrementa al ser un país emocionalmente más expresivo a la media, lo que da lugar a que tendemos a la exageración a la hora de percibir ciertos aspectos que de una u otra manera, nos preocupan o nos causan interés y curiosidad.

Por lo tanto, ni parece que tenemos relaciones sexuales tanto como nos gustaría, ni los demás lo hacen tanto como creemos. Es importante entender y conocer nuestras percepciones erróneas, pero también hay que entender que son inevitables. ¡Feliz San Valentín!

Autor (es)

  • Vicente Castellanos Director del área de Public Affairs