¿Quién paga los plásticos rotos?

La alerta sobre el cambio climático originado por el calentamiento global ha calado ampliamente en la opinión pública, lo que demuestra el hecho de que un 87% se muestre preocupado al respecto y que más de la mitad de la población mundial (56%) asuma que este cambio climático está total o parcialmente originado por la actividad humana. Acontecimientos como la firma de los acuerdos de París en 2015 así lo demuestran. Sin embargo, estamos aún lejos no sólo de su cumplimiento sino también del compromiso de los ciudadanos con los cambios necesarios para frenarlo.

Autor (es)

  • Vicente Castellanos Director del área de Public Affairs
Get in touch

Con un sistema de reciclaje que ha demostrado su éxito con el cartón y el vidrio, el 78% y el 60% de los envases de estos materiales se reciclan, afrontamos ahora un reto fundamental, el de los envases de plástico, uno de los fracasos más evidentes de la política actual de recogida y tratamiento selectivo;  sin embargo el 80% de los Españoles, (y en un porcentaje muy similar a nivel global), la opinión pública es sensible a los efectos negativos de los envases de plástico no reciclables; aspecto que contrasta con que el problema del sobre envasado de los productos que encontramos habitualmente en cualquier superficie comercial, tan sólo preocupe a uno de cada 10 entrevistados.

En nuestro barómetro global se han planteado varias alternativas para afrontar el grave problema que plantean hoy en día los envases, entre las que destaca el apoyo mayoritario a invertir más recursos públicos en ampliar el tipo de productos que se pueden reciclar hoy en día (46%), pero sin detrimento de que uno de cada tres consumidores (30% en España y en el mundo), ve bien el aumento de los impuestos a los establecimientos que dispensen envases no reciclables, como botellas o vasos de plástico, que pueden tardar más de 1.000 años en descomponerse.

Pero la opinión pública también asume en alguna medida como necesaria una gran labor informativa, y de pedagógica social. Para uno de cada cinco entrevistados (23%) sería también interesante financiar con los impuestos sobre los envases, campañas destinadas a disuadir del uso y consumo de los plásticos no reciclables.

Ahora bien, a la hora de preguntar acerca de las medidas que personalmente los ciudadanos están emprendiendo para afrontar el problema del sobre envasado y de los plásticos no reciclables o de un solo uso, la estrategia preferida es la de volver a usarlos, lo que prefieren más de la mitad (53%), o si tienen elección, comprarlos de material reciclado (43%).

A la hora de afrontar este problema el consumidor se muestra menos proclive a dejar de comprar algún producto (36%) o en algún comercio (18%), porque usen envases no reciclables, y menos aún (12%) a asumir un mayor coste por impuestos o por aumento de precio en los productos que se vendan con un envasado reciclable. En España mientras que seis de cada diez apuestan por reutilizar, tan sólo entre un 6% y un 8% estarían dispuestos a asumir de uno u otro modo algún sobrecoste en los productos con envase reciclable.

Dos de cada cinco entrevistados (37%), un 43% en España, opinan que el problema de los residuos plásticos no reciclables debe ser afrontado por igual por todas las partes implicadas: industria, gobierno y consumidores, y si hubiera que elegir, por este orden.

Nuestras sociedades ya han afrontado problemas ambientales graves con excelentes resultados, como la creación de zonas de protección para especies en peligro de extinción o la prohibición de gases que afectaban seriamente a la capa de ozono. La eliminación de los plásticos de un solo uso y/o el control de sobre envasado, puede ser un paso decisivo para garantizar la sostenibilidad de nuestro modo de vida y el cambio en los hábitos de compra y consumo es imprescindible.

Un buen punto de partida, para afrontar este grave problema, es disponer de información[1] completa y actualizada sobre los residuos y su reciclaje; información que permita aplicar las medidas y de la manera más adecuada. Pero también tener mecanismos de evaluación y seguimiento del impacto social que dichas medidas están teniendo en los hábitos de los ciudadanos y como maximizar sus efectos, en paralelo a las posibles campañas de sensibilización sobre la necesidad de conocer, reutilizar y reciclar los envases. Nos jugamos mucho.


 

[1] Las estadísticas publicadas por el ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente respecto del volumen de reciclaje en España más recientes datan del año 2010.

 

Autor (es)

  • Vicente Castellanos Director del área de Public Affairs