20J- Día Mundial de los Refugiados

El 54% de los españoles cree que no deberían cerrarse las fronteras a los refugiados. La mayoría de los países son escépticos sobre si realmente las personas que llegan a sus países son refugiados o llegan por otros motivos. Aunque España se sitúa entre los países que menos dudas tienen al respecto. El 61% a nivel mundial cree en el derecho fundamental de poder buscar refugio en otros países huyendo de guerras o persecuciones. En España, los hombres, mayores de 50 o menores de 35, con alto nivel educativo y desempleados, son los que más están a favor del derecho a buscar refugio en otros países. El 38% de los españoles cree que los refugiados se integrarán con éxito en nuestra sociedad, frente al 49% que opina lo contrario. España se encuentra entre los países del mundo en los que más han crecido las dudas sobre la autenticidad de los refugiados.

Autor (es)

  • Vicente Castellanos Director del área de Public Affairs
Get in touch

Con motivo del Día Mundial del Refugiado que se celebra el 20 de junio, IPSOS ha realizado un estudio a nivel internacional para conocer la percepción de este colectivo por parte del resto de la población. Las conclusiones confirman que la mayoría ( seis de cada diez) de la población está a favor de la posibilidad de que las personas puedan buscar refugio ante una guerra o persecución. Aunque se identifica una creciente preocupación por la integración de esas personas en las sociedades de los países a los que acuden, y también existe una mayoría que cree que muchos de ellos no son auténticos refugiados.

A pesar de que en la mayoría de los países existe un apoyo mayoritario al derecho de buscar refugio, la excepción en Europa la marcan Hungría, Francia, Bélgica y Alemania con un 43%, 34%, 35% y 28% respectivamente de encuestados que no están de acuerdo con el ejercicio de este derecho. A nivel mundial, Japón es el país que menos apoyo muestra hacia la posibilidad de buscar refugio en otros países, con un 40% de la población en contra.

En el lado opuesto, entre los más favorables al derecho a huir de guerras y persecuciones bajo la condición de refugiado, se encuentran varios países latinoamericanos como Argentina (74%), Chile (73%), Perú (70%) y México (67%).

Por su parte, los españoles superan la media de sus vecinos europeos a la hora de apoyar la posibilidad de buscar refugio en otros países, incluso en el suyo, cuando es necesario, siendo el 69% los que apoyan esta posibilidad. Los que más de acuerdo están con esto son los hombres (71%), frente a las mujeres (68%). Por edades, los mayores de 50 años y los menores de 35, son los más abiertos en este sentido, al igual que los que cuentan con alto nivel educativo y los que se encuentran desempleados.

Pero los encuestados se dividen más a la hora de afirmar si su país debe aceptar refugiados en este momento. El 40% de los habitantes de los 26 países en los que se ha realizado el estudio creen que las fronteras de su país deberían estar cerradas a los refugiados, frente al 46% que piensan que no deberían estarlo. Destaca este año el descenso de personas que cree que las fronteras deben estar abiertas a todo el mundo, en concreto, un 51% opinaba esto en 2017 frente al 46% de este año.

Los habitantes de la India (64%), Turquía (59%), Suecia (51%) y Serbia (51%) son los que más manifiestan su preferencia al cierre de  las fronteras de sus países a los refugiados, en contraposición a los encuestados en Chile (60%), Canadá (55%) y Brasil (53%) que creen que deberían estar abiertas.

Entre los países que más han endurecido su postura sobre el cierre de fronteras desde 2017 está México, con 16 puntos más (del 22% al 38%) y Perú con 15 puntos más (del 25% al 40%), precisamente aquellos en los que, según ACNUR, ha aumentado el número de personas que solicitan asilo. La misma tendencia se observa en Serbia, donde los que están de acuerdo con cerrar las fronteras suben del 38% al 51%.

Por el contrario, el deseo de ver sus fronteras cerradas ha disminuido en Hungría (17 puntos menos, del 61% al 44%) y Polonia (6 puntos menos, del 45% al 39%), lo que quizás refleje la postura de línea dura que han adoptado los gobiernos polaco y húngaro al restringir la entrada de refugiados.

En el caso de España, los encuestados se muestran más proclives a la acogida de refugiados, superando la media mundial con un 54% de españoles que no están de acuerdo en que se cierren las fronteras a este colectivo, en el otro lado se encuentra un 35% que sí cree que deberían cerrarse, un dato que sube 4 puntos frente a 2017. Los mayores responsables de la subida de esta tendencia son los hombres menores de 35 años, con alto nivel educativo y con empleo.

Un 54% de los encuestados a nivel mundial duda de la autenticidad de la condición de refugiados de estas personas, y creen que acuden a sus países por razones económicas o para aprovecharse de los servicios de bienestar. Mientras que tres de cada 10 personas no creen que esto sea así, un dato que marca una caída de cinco puntos con respecto a 2017, lo que sugiere que la población cada vez está menos segura sobre los motivos de las personas que solicitan asilo en un país.

Los que más dudas manifiestan sobre la autenticidad de los refugiados son los indios (70%), turcos (69%) y los sudafricanos (66%), mientras que los que menos dudas tienen al respecto son los canadienses (45%), españoles (45%) y brasileños (40%).

Los países en los que este escepticismo ha crecido más desde 2017 son Suecia (12 puntos, del 38% al 50%), México (10 puntos, del 49% al 59%), España (8 puntos, del 37% al 45%) y Serbia (8 puntos, del 42% al 50%).  Por el contrario, los países en los que se han reducido estas dudas son Hungría (11 puntos menos, del 66% al 55%) y Rusia (siete puntos menos, del 71% al 64%), un hecho quizá motivado por las acciones de los gobiernos para restringir la entrada de refugiados y paliar así las preocupaciones de la población.

También se percibe este año un aumento de población menos convencida sobre la capacidad de los refugiados para integrarse con éxito en su nueva sociedad. A nivel mundial, dos de cada cinco (38%) creen que los refugiados se integrarán con éxito en su país - una caída de cinco puntos desde 2017.  Sin embargo, las opiniones al respecto siguen siendo bastante variadas, y el 47% duda de esa capacidad de adaptación (frente al 44% en 2017). Los países más optimistas sobre la exitosa integración en sus sociedades son India (68%), Argentina (68%) y Arabia Saudí (55%). Y los que más dudan sobre esto con los habitantes de Corea del Sur (67%), de Suecia (64%) y Turquía (63%).

Las opiniones sobre este aspecto han cambiado significativamente (al menos en 10 puntos) en Serbia, Hungría, México, Perú y Francia, donde aumentan aquellos que no creen en que la adaptación de este colectivo puede ser exitosa para todos.

En España hay bastante división de opinión, ya que el 38% cree que los refugiados se integrarán con éxito, frente el 49% que no está de acuerdo. Concretamente, los hombres menores de 35 en situación de desempleo tienen la opinión más favorable en cuanto a la integración exitosa de los refugiados.

Según Vicente Castellanos, Director de Public Affairs de IPSOS, las conclusiones de este estudio reflejan “que España sea uno de los países europeos más abiertos y receptivos a los refugiados se debe a que somos un país acostumbrado a las emigraciones de carácter político. Sin embargo, situaciones como la creciente presión económica sobre los servicios públicos como la educación y la sanidad, y el auge de políticas que proponen frenar la llegada de personas, han creado el caldo de cultivo perfecto para generar un cambio en la opinión pública. A este cambio contribuye también la dificultad del público general para distinguir entre refugiados políticos y migrantes económicos, así como la aparición del terrorismo islamista radical, que ha tenido fuerte impacto en España, sobre todo con el atentado de las Ramblas de Barcelona en 2017. En este entorno, los ciudadanos encuentran más dificultades a la hora de justificar una posición radicalmente abierta y positiva sobre este tema”.

Autor (es)

  • Vicente Castellanos Director del área de Public Affairs