BLOG: Salud Conectada_ el futuro de las cosas inteligentes

Desde hace varios meses, los expertos en salud venimos hablando de una de las tendencias más importantes en este ámbito: la llegada de la Salud Conectada, y cómo ésta se ha convertido en un factor clave para aliviar a la Seguridad Social de las presiones financieras a las que está expuesta, además de mejorar el resultado del tratamiento integral de los pacientes. El principio de todo esto radica en la prevención, no en el tratamiento. Los dispositivos médicos interconectados, entre el paciente y su médico, tienen como objetivo monitorizar cambios, y, por lo tanto, prevenir el desarrollo de complicaciones o enfermedades más serias. En un estudio recientemente realizado por Ipsos, 4 de cada 10 médicos de atención primaria están de acuerdo con que la monitorización remota de enfermedades crónicas puede reducir visitas a urgencias u hospitalizaciones innecesarias.

BLOG: Salud Conectada_ el futuro de las cosas inteligentes

Uno de los aspectos clave de la Salud Conectada son los datos generados por los propios pacientes, que cubren desde la actividad física, a inhaladores de asma conectados, pasando por implantes con desfibriladores que comunican, de forma inalámbrica, el estado de los pacientes a sus cardiólogos. En este mismo estudio realizado por Ipsos, el 39% de los médicos entrevistados muestran estar muy de acuerdo con que estos datos sean incorporados en los registros médicos de dichos pacientes. Y 1 de cada 3 usaría esta información para tomar decisiones sobre el diagnóstico.

Pero para que se implante y crezca, la Salud Conectada debe superar una serie de barreras y retos que, de momento, suponen un obstáculo: la falta de reembolso,  y los estrictos términos legales y regulatorios.

Y es que, para que estos dispositivos acaben siendo financiados, habrá que demostrar la protección absoluta de los datos personales de sus usuarios. Aun siendo abiertos a este tipo de tecnología, el 58% de los médicos entrevistados están preocupados por cómo dichos datos van a ser manipulados y cómo van a ser protegidos. La ciberseguridad empieza a ser ya un concepto usado en la industria de la asistencia sanitaria y la salud. Y muy en boca de todos ahora a nivel general después del reciente escándalo con Facebook.

La Salud Conectada consigue los datos desde varios puntos de captura y los incorpora a un mismo sistema operativo. El objetivo final es construir un mismo servidor global, donde poder acceder a los datos del paciente desde cualquier punto, y que sea accesible para cualquier profesional de la salud.

Uno de los organismos que están actualmente definiendo e implementando estas medidas de seguridad es el Personal Connected Health Alliance (PCHA). Dentro de su consejo, se encuentran empresas de tecnología médica como Medtronic, Philips, Roche Diagnostics, Johnson&Johnson, Becton Dickinson e Ipsos Healthcare. Nuestro objetivo común es desarrollar una estructura de Salud Conectada futura con un marco de trabajo y actuación seguro, en el que se beneficien los profesionales de salud y sus pacientes.

No olvidemos un último punto para el crecimiento y eclosión real de estos dispositivos: la adopción de estos por los usuarios/ pacientes es clave. Ahora más que nunca, las organizaciones que realmente pongan en el centro de su negocio a los pacientes lograrán conectar con ellos y hacer dispositivos útiles, ciberseguros, intuitivos, de fácil manejo, y que respondan realmente a sus necesidades.

Los pacientes no quieren eliminar totalmente la interacción y la interpretación humana que supone la visita al médico. Sin embargo, estos datos con lo que podrá contar el médico reducirá la duración de las visitas y las hará más eficientes, alejándose de las sesiones descriptivas actuales, y centrándose en charlas de calidad con el paciente, profundizando en las soluciones.

Aunque el estudio realizado por Ipsos muestra perspectivas positivas entre el profesional sanitario, para que La Salud Conectada se implante y crezca, se va a necesitar de mucha transparencia, de mucha educación y de grandes dosis de apoyo y recomendación.

Sólo si toda la industria se alinea, podremos conseguir vencer el gran reto que se nos presenta, la seguridad de los datos. Alianzas como la del PCHA son la clave para que el Futuro de las Cosas Inteligentes remodele la asistencia sanitaria tal y como la conocemos.

 

                                                                                            VISITA NUESTRO BLOG: http://blog.ipsos-online.es/