Casi la mitad de la población española se declara infeliz

España es el segundo país europeo más infeliz, solo superado por Hungría. Aún así, la población española es más feliz ahora que antes de la pandemia: el 55% declara sentirse feliz frente al 46% en 2019. La salud, la familia y encontrar un sentido a la vida son las claves de la felicidad.

La felicidad ha sido objeto de estudio y de reflexión durante siglos, pero todos los esfuerzos por intentar determinar en qué consiste han sido en vano. Se trata de una condición subjetiva y relativa, por lo que pretender encasillarla dentro de una única definición es, en definitiva, poco realista. Así, preguntas como ¿qué tienen en común las personas más felices del mundo?, ¿qué podemos hacer para ser más felices nosotros mismos? o la clásica, ¿el dinero da la felicidad?’ siguen, por el momento, sin respuesta.

Sin embargo, el estudio que Ipsos realiza anualmente sobre la felicidad ha permitido arrojar algo de luz sobre este asunto. Según su última edición, realizada entre el 19 de noviembre y el 3 de diciembre de 2021 en 30 países, de media, el 67% de la población adulta en todo el mundo se define como “muy” o “bastante” feliz, 4 puntos más respecto a 2020, cuando la pandemia del Covid-19 sacudió el mundo entero e hizo que los niveles de felicidad bajasen hasta un 63%, el pico más bajo desde 2017.

La población española, de las más infelices de Europa

Los datos en España son poco halagüeños, siendo el segundo país europeo más infeliz, con solo un 55% de su población que se declara “muy” o “bastante feliz”, 12 puntos por debajo de la media global y solo superado por Hungría (51%). En el lado contrario, se encuentran Países Bajos (86%), el más feliz a nivel mundial, Gran Bretaña (83%) y Francia (81%), los países que registran mayores niveles de felicidad en el entorno europeo.

Sin embargo, y aunque las cifras sitúan a España en una mala posición en este ranking, destaca el notable incremento del número de personas en el país que se declaran “muy” o “bastante” felices respecto a 2020 (un 17% más), cuando solo el 38% de las personas en España afirmaban sentirse felices. De hecho, el porcentaje de población española que se siente feliz supera ya las cifras anteriores a la pandemia: 55% en 2022 frente al 46% en 2019.

¿Qué nos hace felices?

Aunque la felicidad es complicada de definir, sí existe cierto consenso a nivel mundial sobre qué cosas nos aportan felicidad. Así, las personas encuestadas tuvieron que elegir entre 31 fuentes potenciales que le generan felicidad. Para el 54% de la población mundial, de media, la mayor fuente es la salud y el bienestar físico. Le siguen la salud y el bienestar mental, (53%), la relación con su cónyuge o pareja (49%) y sentir que su vida tiene un sentido (49%). Completando las cinco primeras posiciones se encuentra la felicidad que aportan los hijos (48%).

En el caso de España, las fuentes de felicidad prácticamente coinciden con las globales, si bien en quinta posición, sustituyendo a la felicidad que aportan los hijos, se encuentran las condiciones de vida (agua, comida y alojamiento).

Por el contrario, las cosas que menos felices hacen a las personas a nivel global son pasar tiempo en redes sociales (13%), mudarse a otro país (18%), un nuevo liderazgo político en el país (23%), las posesiones materiales (24%) y destinar tiempo o dinero a la caridad (24%).