Covid-19: ¿Terminará la pandemia algún día? ¿Cómo lo sabremos?

No hay consenso sobre qué señalaría el fin de la pandemia. En la mayoría de los 33 países encuestados, la mayoría no espera que ocurra pronto.

Una nueva encuesta de Ipsos no encuentra un consenso nacional en ninguno de los 33 países sobre qué acontecimiento específico señalaría el final de la pandemia de Covid-19. Sin embargo, en casi todos los países encuestados, la mayoría de los adultos espera no poder volver a algo parecido a su vida normal antes de Covid antes de al menos seis meses más.

La encuesta realizada a más de 22.000 adultos en octubre y noviembre, antes de que se descubriera la variante ómicron, en la plataforma online Global Advisor de Ipsos, revela que el público está dividido en cuanto a cuál sería el mejor indicador de que la pandemia está terminando y de que se pueden levantar las principales restricciones en su país.

De media en los 33 países, el 20% dice que será cuando al menos el 75% de la población se haya vacunado, el 19% dice que será cuando la transmisión del virus haya cesado por completo, y el 17% dice que será cuando los hospitales hayan tenido un funcionamiento normal sin escasez de personal o equipos durante al menos un mes. Además, el 12% dice que será cuando haya menos de 10 nuevos casos por cada millón de personas al día y el 7% dice que será cuando haya menos de dos muertes por cada millón de personas a la semana. Y, lo que es más revelador, el 14% dice que simplemente no lo sabe. Mientras tanto, el 8% dice que la pandemia ya ha llegado a su fin.

Las opiniones sobre lo que marcaría el final de la pandemia también difieren mucho dentro de cada uno de los 33 países. Ninguna de las señales propuestas es seleccionada como el mejor indicador por la mayoría de los encuestados (o incluso el 40%) en ningún país.

Sin embargo, algunas opiniones son más frecuentes en algunos países que en otros y entre determinados grupos demográficos. Este es el caso de:

  • Una tasa de vacunación del 75% en Perú, Turquía, Suiza, Colombia, Rumanía, Argentina e India, y a nivel mundial entre las personas con mayor nivel de estudios
  • El cese total de la transmisión del virus en China e Italia
  • Hospitales que funcionan con normalidad desde hace al menos un mes en Suecia, Países Bajos y Singapur
  • Menos de 10 nuevos casos por millón de personas al día en Singapur
  • "No sabe" en Francia, Canadá, Estados Unidos, Alemania y Gran Bretaña, y globalmente entre los que tienen un nivel de educación más bajo (sólo primaria o secundaria) y los que tienen un nivel de ingresos más bajo
  • "La pandemia ya se ha detenido" en Arabia Saudí, China, Hungría y Malasia

La diversidad de opiniones y la prevalencia de algunas de ellas ponen de manifiesto los distintos niveles de éxito que han tenido los diferentes países en la contención del virus y en el despliegue de las vacunas. También reflejan las diferentes actitudes hacia el virus y la vacuna que se observan dentro y entre los países.

La mayoría cree que la vuelta a la normalidad sigue siendo difícil

Por término medio, dos tercios de los ciudadanos de los 33 países encuestados esperan que la vuelta a algo parecido a su vida normal antes del COVID esté todavía a más de seis meses de distancia, si es que llega a producirse. Sólo el 14% afirma que su vida ya ha vuelto a la normalidad, mientras que el 20% espera que así sea en los próximos seis meses.

Aunque existe una amplia gama de expectativas sobre cuándo volverá la vida a la normalidad previa al COVID en la mayoría de los países, las actitudes predominantes difieren enormemente entre ellos, lo que refleja las diferencias en la experiencia de lucha contra el virus y en la política gubernamental.

Los habitantes de Brasil, Dinamarca, Polonia, Arabia Saudí y Suecia son mucho más propensos que los demás a decir que su vida ya ha vuelto a la normalidad (entre una cuarta y una tercera parte de ellos lo hacen, frente a una media de uno de cada siete a nivel mundial).

En el otro extremo del espectro, el pesimismo es especialmente frecuente en los habitantes de Hungría y Rusia, donde el 30% y el 24%, respectivamente, creen que su vida nunca volverá a la normalidad anterior a la crisis (frente a una media mundial del 14%).

 

Sociedad