Dos años después: Lecciones de los tiempos de Covid

Dos años después de los trastornos sin precedentes instigados por una pandemia mundial, parece un buen momento para hacer balance y reflexionar sobre lo que hemos aprendido durante este dramático periodo.

¿Qué podemos decir sobre lo que nos dice el conjunto de la experiencia sobre los individuos, las economías y las sociedades? Este informe presenta nuestras reflexiones sobre algunos de los grandes temas que han salido a la luz en nuestra investigación para empresas y gobiernos de todo el mundo. Al exponer estos diez temas, hemos tratado de poner de manifiesto tanto lo que la pandemia ha revelado como lo que ha ocultado.

Adaptabilidad

En este momento, la vida, la sociedad y los negocios continúan, aunque a menudo en un estado alterado o adaptativo. Muchas economías se han comportado mejor de lo que sugerían las predicciones iniciales, y hemos visto, de primera mano, la gran capacidad de resistencia de los seres humanos. Sin embargo, debemos ser cautelosos a la hora de ir demasiado lejos y demasiado deprisa con tomas calientes que describen cambios aparentemente permanentes. El camino hacia la "nueva normalidad" será más gradual y menos dramático de lo que podemos esperar.

Salud mental

La pandemia no sólo amenazó nuestra salud física, sino que también tuvo un profundo efecto en nuestro bienestar mental. Muchas personas afirman que su situación de salud personal ha empeorado, y que están experimentando problemas de salud mental por primera vez. El alcance total y las implicaciones a largo plazo de esta situación tardarán algún tiempo en hacerse evidentes, aunque la inversión en servicios de salud mental sigue siendo sólo una pequeña fracción del gasto sanitario global. Es posible que este equilibrio tenga que cambiar si las sociedades quieren responder adecuadamente a las nuevas necesidades sanitarias.

Imprevisibilidad

Hay algunas cosas que podemos predecir con confianza sobre los años venideros: nuestros "conocimientos conocidos". Pero hay muchas cosas que no sabemos, y sería una tontería intentar hacer demasiadas predicciones. La economía es un ámbito en el que no solemos estar seguros; las sugerencias iniciales de que tendrá una fuerte recuperación se han visto atenuadas a principios de 2022 por la preocupación por la inflación y las incertidumbres geopolíticas.

Ampliación de las desigualdades

La pandemia nos ha dejado con todos nuestros viejos problemas, y ha añadido algunos nuevos. Ha incrementado las desigualdades y disparidades existentes entre la edad, el género, la etnia y la geografía. Quizás nunca hayan sido tan visibles como ahora.

Disminución de la población

La pandemia ha modificado las tasas de natalidad, pero no de la forma en que los comentaristas especulaban o la gente bromeaba al comienzo de los cierres. La incertidumbre ha hecho que muchos retrasen el tener hijos, acelerando el fenómeno preexistente de disminución de la población.

Países, culturas y comunidades

Una y otra vez, nuestras encuestas muestran enormes disparidades en las perspectivas por países, incluso entre vecinos cercanos aparentemente similares. Hay que tener en cuenta las culturas predominantes, los sistemas jurídicos y las decisiones de los gobiernos: todo ello entra en colisión y marca una diferencia real en lo que la gente experimenta y en cómo se siente. Es importante recordar que no todos los países se vieron afectados por la pandemia en la misma medida y al mismo tiempo, y que sus poblaciones no compartían las mismas preocupaciones o expectativas ni antes ni después del brote de COVID-19.

La confianza de la población

El efecto más inesperado de la pandemia sobre la confianza pública se refiere a los gobiernos. Las violaciones de la libertad personal en nombre de la acción nacional colectiva parecen haber aumentado, en lugar de deteriorar, la confianza de los individuos en los gobiernos. Curiosamente, las empresas privadas también han experimentado una tendencia similar de aumento de los niveles de confianza durante la pandemia, con la notable excepción de las empresas tecnológicas, que estaban cada vez más bajo escrutinio precisamente por las serias dudas sobre su responsabilidad, transparencia y probabilidad de comportarse siempre de forma responsable.

Expectativas del Estado

Cuando la Organización Mundial de la Salud declaró oficialmente el nuevo brote de Coronavirus (COVID-19) como pandemia mundial, las expectativas de los gobiernos de todo el mundo cambiaron rápidamente. Por primera vez, todos los ciudadanos y todos los gobiernos de todos los países tenían un problema común y singular en el que centrarse. La mayoría de los gobiernos actuaron rápidamente, tomando medidas para frenar la propagación del Coronavirus. Los ciudadanos se volcaron en los gobiernos para proteger la economía y la sociedad, y para movilizar la respuesta sanitaria a la crisis, incluyendo -en los países más ricos- el despliegue de la vacuna.

Miedo y riesgo

Una de las cosas que ha definido a la sociedad desde principios de 2020 ha sido la naturaleza de parada y arranque de nuestras vidas, ya que pasamos de los cierres, a la apertura, y luego de nuevo a las nuevas restricciones. La llegada del COVID hizo que la gente pensara más en su propia salud y seguridad personal, y el miedo y los inconvenientes siguen presentando serios obstáculos en muchos ámbitos de la vida.

Sostenibilidad

El COVID-19 ha trastornado nuestra forma de vivir y nos ha ofrecido una oportunidad clave para el cambio: adoptar un enfoque más sostenible que pueda proteger la viabilidad a largo plazo de las empresas y prestar más atención a los resultados medioambientales y sociales. Casi la mitad de la población mundial reconoce que sus acciones cotidianas tienen un impacto directo en el medio ambiente. Sin embargo, los datos demuestran que la gente no es ni mucho menos consciente de cómo debe adaptarse su estilo de vida para salvar el planeta.

Descarga el informe

Independientemente de lo que ocurra a continuación en esta crisis planetaria única y multidimensional, parece que nos encontramos en un punto de inflexión en lo que respecta a la pandemia.

Descargar