Los españoles se muestran más solidarios con los refugiados a raíz de la pandemia

Aumenta en 8 puntos respecto a 2020 el porcentaje de españoles que están a favor de adoptar políticas más abiertas a la hora de dejar entrar en nuestro país a refugiados. España es el segundo país de Europa donde más ciudadanos aumentaría el presupuesto destinado a ayudar a los refugiados tras la pandemia, incrementándose en 5 puntos respecto al año pasado. Aunque se observa como cada vez más españoles están a favor de cerrar las fronteras y dudan de las intenciones de los refugiados que llegan a nuestro país.

La pandemia ha hecho que muchos de los problemas que antes ocupaban titulares de prensa y agendas políticas quedaran relegados a un segundo plano, pero no por ello dichas problemáticas han desaparecido, incluso en muchos casos se han agravado a raíz de la pandemia.

Con motivo del Día del Refugiado, que se celebra el próximo domingo 20 de junio, Ipsos, como cada año, ha realizado un estudio para conocer la opinión pública sobre este colectivo, que, como pudimos comprobar hace unas semanas, en España es una problemática muy presente en la actualidad. Según este estudio, de media, el 70% de la población mundial apoya el derecho de las personas de zonas de guerra o perseguidas, a buscar refugio en otros países, incluido el suyo propio. En España este porcentaje se eleva hasta el 77%, aunque baja dos puntos frente a 2020. Pese a este descenso, los españoles ocupan el tercer puesto europeo entre los países que más apoyan el derecho a refugiarse, solo por detrás de Italia (79%), y Países Bajos (78%).

A pesar de este fuerte apoyo al refugio a nivel mundial, en la práctica la gente es reacia a aceptar más refugiados en su país. Existe un 50% de ciudadanos de media global, que se muestra a favor de cerrar completamente las fronteras de sus países ya que creen que en este momento no pueden aceptar a más refugiados. En el caso de los españoles, son el 44% los que están de acuerdo con este cierre, y, aunque está por debajo de la media mundial, llama la atención la subida de 9 puntos frente al estudio de 2020. A pesar de esto, España sigue ocupando los últimos puestos en cuanto a población a favor del cierre de fronteras, junto con otros países europeos con un porcentaje similar (42% todos ellos): Alemania, Gran Bretaña y Países Bajos.

En cuanto a los motivos que llevan a las personas a dejar su país para intentar asentarse en otro más seguro, el 62% de media mundial, opina que en realidad no se trata de refugiados como tal, si no que lo hacen por razones económicas o para aprovecharse de las ventajas del estado de bienestar del país donde acuden. En España, de nuevo, se registra un aumento de ciudadanos que están de acuerdo con esta afirmación, pasando de un 52% el año pasado a un 57% en la actualidad. En este aspecto llama la atención de la posición de EE.UU, que ocupa el último puesto de la lista, con la mitad de su población (49%) que afirma no creer en la autenticidad de la condición de refugiados de las personas que llegan a su territorio.

La población se muestra divida también a la hora de valorar el nivel de integración de los refugiados en sus países, de media global, un 47% cree que lo hacen con éxito, mientras un 44% opina lo contrario. Sin embargo, en España son más los que creen que la integración de estas personas no se realiza con éxito (52%), frente al 43% que opinan que sí es satisfactoria.

¿Cómo ha afectado la pandemia a la percepción sobre los refugiados?

No hay ningún aspecto económico o social sobre el que el coronavirus no haya tenido un impacto en el último año, así que Ipsos ha querido saber también cuál ha sido su efecto sobre la opinión pública en cuanto al movimiento de refugiados. Y, ante la pregunta de si los países deberían estar más o menos abiertos a aceptar refugiados ahora que antes de la pandemia, o si las cosas deberían seguir igual, de media en los 28 países, sólo uno de cada siete (14%) piensa que los países deberían estar más abiertos y un tercio (33%) declara que deberían seguir igual que antes de la pandemia. De hecho, el 42% de las personas quiere que su país esté menos abierto a aceptar refugiados.

En España son menos los que creen que deberíamos adoptar ahora una política más estricta para evitar la entrada de refugiados (37%), casi al mismo nivel que los que piensan que se debería mantener la misma política que antes de la pandemia (36%). El dato positivo, es que el porcentaje de españoles que están a favor de ser más abiertos en este sentido (17%) ha aumentado 8 puntos desde 2020, un dato que hace pensar que la situación vivida con el Covid-19 ha hecho que muchos españoles se vuelvan más solidarios. Esto nos sitúa entre los cinco países europeos con mayor porcentaje de población a favor de ser más abiertos.

De la misma manera, los ciudadanos de los países entrevistados se muestran reacios a que sus gobiernos aumenten el gasto para apoyar a los refugiados en este momento. En los 28 países más de un tercio de media (37%) dice que su gobierno debería reducir la cantidad que gasta, una proporción similar a la que opina que su país debería mantener el mismo gasto que antes de la pandemia (36%). Sólo uno de cada siete (14%) cree que se debería aumentar la cantidad de dinero destinada a este colectivo.

Por su parte, España vuelve a mostrar su espíritu solidario siendo el segundo país europeo donde más ciudadanos aumentaría el presupuesto destinado a ayudar a los refugiados (17%), 5 puntos más que en 2020, solo por detrás de Gran Bretaña (18%). Mientras que un 36% lo reduciría, y un 35% lo mantendría como estaba antes de la llegada del coronavirus.

Sociedad