España entre los siete países con el Índice de Cohesión Social más bajo

La cohesión social retrocede a nivel mundial, con un 41% de ciudadanos que se consideran “débiles” en cuanto al sentido de cohesión social. En España más de la mitad de la población (53%) se ve débil en términos de cohesión social. La población española se vuelve menos social y más individualista, con solo un 24% que cree que tiene una responsabilidad hacia otros ciudadanos. Solo un 14% de los españoles confía en que el Gobierno hace lo correcto.

Con el mundo sumido en la segunda ola del coronavirus, los gobiernos imponiendo restricciones y confinamientos a sus ciudadanos para aplanar la curva de contagios, el impacto socio económico de esta crisis cada vez más patente y las predicciones del final de esta pandemia cada vez más lejos, cada vez es más frecuente la aparición de protestas en contra de estas medidas, algunas de ellas derivando en disturbios violentos, como hemos podido ver en distintas partes del mundo y más recientemente en distintas ciudades de España. Estos disturbios son una muestra del delicado estado en el que se encuentra la cohesión social tanto a nivel global como local.

La cohesión social es, sin duda, un elemento clave para la estabilidad y la economía de un país, especialmente en tiempos extraordinarios como los actuales, donde el desafío del coronavirus requiere que los ciudadanos estén unidos para enfrentarse y superar a la pandemia. Pero la realidad está siendo distinta, y en algunos países la cohesión social se está rompiendo a medida que se alarga la duración de la situación pandémica y sus consecuencias. Ipsos ha querido averiguar hasta dónde llega esta crisis social elaborando su Índice de Cohesión Social (ISCI) a través de un estudio en 27 países.

Para elaborar el Índice de Cohesión Social, Ipsos ha evaluado tres subíndices: 

  • Relaciones sociales: Compuesto por “Confianza en los demás” con un peso del 17%, Compartir prioridades (15%) y Diversidad (32%). Este último es el factor al que a nivel global le dan más importancia los ciudadanos, coincidiendo con la visión de los españoles (31%).
  • Conexión: Formado por la Identidad, que cuenta con la mayor importancia dentro de este subíndice (45%), y que también lo es para los ciudadanos a nivel global en el mismo porcentaje que para los españoles (33%). La Confianza en el sistema (14%) y la Equidad (21%) completan los parámetros que se tienen en cuenta en este apartado.
  • Bien común: En el que se incluyen la Ayuda a los demás (28%), el Respeto por las leyes/normas (39%), que se posiciona como prioritario a nivel mundial, en lo que coinciden también los españoles (42%), y la Corrupción (9%).

El ISCI refleja que la cohesión social se está mermando a nivel mundial. Ya es casi el doble de ciudadanos los que se consideran débiles (41%) frente a los que se ven sólidos 21%. La falta de cohesión social afecta a la mayoría de los países analizados, aunque algunos están más amenazados que otros. Sólo 6 de los 27 países consiguen un ISCI positivo: China, Arabia Saudi, Australia, India, Malasia y Suecia. El resto de países se quedan en negativo, siendo los de peor dato Japón, Corea del Sur, Polonia, Francia y Bélgica.

Is social cohesion under assault around the world? | Ipsos

 

 

España, a la cola entre los países con un ICSI negativo

El Índice de Cohesión Social de Ipsos de España se sitúa en el -41%, lo que nos coloca como el séptimo país por la cola en tener una cohesión social más baja, y es que en nuestro país sólo el 12% de la población se considera sólida frente a un 53% que se ve débil en términos de cohesión social.  A nivel europeo, la tendencia también es el índice negativo, con Bélgica (-46%), Francia (-49%) y Polonia (-51%) liderando el ranking de los índices más negativos, siendo solo Suecia el país que alcanza un índice positivo (3%). 

Los españoles, menos sociales y más individualistas

A través de la información que aportan los resultados en cada uno de los subíndices, las instituciones y entidades privadas pueden reaccionar e intentar mejorar la cohesión social de su país en las diferentes áreas según su incidencia. En el caso de España el índice en cada una de estas tres variables es negativo, siendo más pronunciado en la parte del Bien común (-26%), un área clave para hacer frente a esta pandemia y que refleja el sentimiento de la opinión pública actualmente. Aunque dentro de ésta, el Respeto a las leyes y normas (42%) es el aspecto más positivo, pero solo un 14% de los españoles confía en el gobierno o el sistema político para hacer lo correcto. Además, solo el 24% cree que tiene una responsabilidad hacia otros ciudadanos, con lo que denota que los españoles nos estamos volviendo más individualistas y menos sociales.

Vicente Castellanos, Director de Public Affairs de Ipsos en España, apunta que “la creciente desigualdad económica desde la crisis de 2008, ya hacía prever una creciente fractura social. Con alguna pequeña excepción la desigualdad no ha dejado de crecer desde entonces lo que ha provocado igualmente fractura social y por tanto desvinculación del marco social. Aunque parece que la pandemia puede haber afectado a todos por igual, nada más lejos de la realidad. Por el contrario, la pandemia ha afectado más a quieres menos tienen y cuyas condiciones de vida son más frágiles impactado más aún en la cohesión social. A medida que la crisis sanitaria se va alargando, las restricciones se endurecen el impacto económico se agrava en los sectores más frágiles de la sociedad; los menos favorecidos. Si bien la tendencia fue positiva al inicio de la pandemia para hacer frente a un enemigo común, actuando con solidaridad y responsabilidad social, actualmente esta tendencia se ha visto invertida lo que provoca un incremento de la agitación social”.

La crisis del coronavirus ha propiciado un aumento de las desigualdades y de la tensión social, generando cada vez más conflictos en una sociedad poco cohesionada a nivel mundial. Una consecuencia que no ayuda a afrontar un periodo decisivo en el que deberemos hacer frente a importantes desafíos socioeconómicos.

No obstante, no todo son malas noticias. Gran parte de los ciudadanos de la mayoría de los países tienen un sentido "moderado" de la cohesión social, en España en concreto es de un 35%. La evolución favorable del sentido de cohesión social dependerá en gran medida de cómo se desarrolle la situación en cada país.

Descargar