Solo la mitad de los británicos cree que Carlos III será un buen rey

En mayo, la mitad de las personas de Reino Unido declaraban que el Príncipe Carlos III sería un buen Rey, mientras que su hijo William obtenía un mayor apoyo, con un 74%. Además, siete de cada diez se mostraba a favor de la continuidad de la monarquía, mientras que solo un 22% apostaba por una transición a la república. En cuanto a las figuras más valoradas de la Familia Real, la fallecida Isabel II contaba con el apoyo del 86% del pueblo, el Príncipe William con un 81%, y el entonces Príncipe Carlos con un 65%.

La noticia del fallecimiento de la Reina Isabel II conmocionaba al mundo entero ayer por la tarde. Personalidades de todo tipo de numerosos países han mostrado sus condolencias por la pérdida de la que ya es considerada el último símbolo del siglo XX. Y, por supuesto, Reino Unido está sumido en un luto muy complicado y que durará mucho tiempo. Tras el inmediato nombramiento del Príncipe Carlos como el Rey Carlos III de Inglaterra, ya se empiezan a oír voces que se preguntan por el futuro de la Institución, la acogida que el pueblo le dará al nuevo rey, y las reacciones que se pueden esperar de los países de la Commonwealth.

Ante la posibilidad de este escenario en un futuro cercano, Ipsos realizó en mayo de este año un estudio sobre el sentimiento de los británicos hacia la Corona y otro centrado en la figura del Príncipe Carlos. Estos resultados son especialmente relevantes hoy, cuando se abre una nueva etapa en este país que puede tener ecos internacionales.

El Futuro de la monarquía británica

La primera cuestión a tener en cuenta es la aceptación de la monarquía en un país que se sentía unido por la figura de la Reina Isabel II, en este sentido, ante la pregunta de si se debería pasar a una republica o, por el contrario, continuar en un sistema monárquico, el 68% de los británicos se muestra a favor de lo segundo, siendo solo un 22% los que le gustaría ver constituida una república.

En línea con esto, un 45% cree que al país le iría peor si se aboliese la monarquía, mientras que un 33% afirma que no habría diferencias, y solo un 13% piensa que sería una mejoría para el país. Sobre el futuro de la corona existe mayor consenso en que perdurará en los próximos diez años, un 79% así lo declara; mientras que cuando se habla de su existencia a más largo plazo, es cuando las cifras bajan drásticamente, solo 4 de cada 10 piensa que perdurará dentro de 50 años y solo un tercio declara que existirá dentro de 100 años.

La figura de Carlos III no goza de una amplia popularidad

Ahora que ya es una realidad el nombramiento de Carlos de Inglaterra como nuevo rey, los datos del estudio de Ipsos sobre su figura se vuelven más significativos. En mayo, los datos sobre la satisfacción de los ciudadanos de Reino Unido con las distintas figuras que forman parte de la Casa Real, ya dejaban a la luz la poca popularidad del actual Rey. Mientras su madre Isabel II contaba con la mayor aprobación, con un 86% de apoyo, y su hijo, el Príncipe William, con un 81%, él alcanzaba un 65% de satisfacción por parte de su pueblo, la peor puntuación de las tres figuras.

Es evidente que Carlos III no cuenta con el apoyo mayoritario que sí tiene su hijo William. Hace solo cuatro meses el 74% de los británicos revelaban que William podría hacer un buen trabajo como rey, mientras que solo el 49% apostaba por un mejor desempeño de estas funciones por parte del actual Rey. En estas diferencias juegan un papel fundamental los factores socio-demográficos, y es que son las personas mayores y los votantes conservadores los que más apoyo mostraban por entonces al Príncipe Carlos. Mientras que el Príncipe William sería un buen rey a la vista de todos.

Dando por hecho que el Príncipe Carlos se iba a convertir en rey, se preguntó a la ciudadanía británica cómo actuaría el Príncipe Carlos como monarca. La mayoría (68) lo veía como alguien que aprovecharía su cargo para poner el foco en la problemática del cambio climático, la mitad (55%) declaraba que se convertiría en Jefe de Estado de los mismos países que su madre de la Commonwealth; mientras, que encontramos un apoyo más bajo en lo referente a reducir los miembros que forman parte de la Familia Real (45%), un 43% pensaba que realizaría trabajos de modernización de la Institución y 4 de cada 10 que reduciría los gastos de la Corona.

No obstante, donde más división se encuentra entre la población británica es ante la pregunta de si la monarquía es hoy en día un lujo que el país no se puede permitir, y es que un 38% así lo cree, mientras que un porcentaje muy similar (36%) se muestra en desacuerdo con esta afirmación. Por edades, son los más jóvenes los que creen que el país no debería permitirse este gasto, mientras que si atendemos a orientación del voto, son los laboristas los más propensos a pensar que se trata de un gasto innecesario.

Sobre el legado de la Reina Isabel II, un 46% de los británicos cree que el país ha mejorado desde su llegada al trono en 1952, aunque este apoyo es menor entre las personas de 35 a 54 años.