Actitudes ante las vacunas COVID-19

El despliegue mundial de las vacunas COVID-19 será el programa de vacunación más grande, rápido y difícil de la historia. Esto podría traer muchos problemas. Algunos los anticiparemos, otros, no. Un problema evidente que está surgiendo rápidamente es un gran desajuste entre la oferta y la demanda de vacunas.

Las dudas iniciales de los ciudadanos sobre la vacunación están pasando rápidamente a una creciente demanda de inmediatez y una estampida mundial por el acceso a las vacunas está ganando velocidad. Esto significa que el acceso a las vacunas no va a hacer más que aumentar, independientemente del número de vacunas aprobadas por los distintos gobiernos. Se trata de una transición radical en lo que muchas autoridades y expertos pensaron inicialmente que sería el mayor reto para la implantación de las vacunas: la indecisión. Las redes sociales y los rincones oscuros de Internet están llenos de teorías conspiradoras sobre las motivaciones de la vacunación masiva y los riesgos potenciales de ser vacunado. Hasta hace poco, la mayoría de las encuestas apoyaban la opinión de que la indecisión podría convertirse en un reto importante para la implantación de las vacunas, pero parece que los datos nos daban una señal equivocada. Las dudas no se debían a que el público se creyera las teorías conspiradoras, sino que se trataba de personas razonables y reflexivas que dudaban porque no sabían lo que necesitaban saber para tomar la decisión correcta. Muchos de los ciudadanos del mundo afirmaron de que estaban preocupados por la velocidad a la que se han aprobado las nuevas vacunas y sus posibles riesgos para la salud, tanto inmediatos como a largo plazo. Para los más precavidos, se trataba de una reacción honesta y lógica ante un déficit de información y experiencia. Simplemente no sabíamos lo que necesitábamos saber para tomar la decisión de vacunarnos. Lo que ahora vemos es que el éxito temprano de las vacunas está creando confianza entre el público para arremangarse. Cada día de éxito está creando confianza en las vacunas y aumentando la demanda.

Nuestra encuesta más reciente sobre la disposición a vacunarse muestra un notable aumento en el porcentaje de encuestados en 15 países que están muy de acuerdo en que "si una vacuna estuviera disponible para mí, me la pondría". A diferencia de las oleadas anteriores, los resultados de enero de 2021 excluyen a aquellos que indican que han recibido una o ambas dosis (en caso de ser necesarias) de la vacuna, que alcanza un máximo del 13% entre los encuestados de China, seguidos por el 10% de los de EE.UU. que indican que se han vacunado.

Entre los que están de acuerdo en que se vacunarían contra el COVID-19, la mayoría optaría por recibirla en el plazo de un mes, con un 44% que indica que se vacunaría "inmediatamente". Los japoneses parecen ser los más reacios a vacunarse. Esta es una tendencia que hemos visto en encuestas anteriores. Además, aunque Francia sigue estando por debajo de la media en cuanto a la disposición a vacunarse, los que están dispuestos a hacerlo están dispuestos a arremangarse rápidamente.

Los grupos más interesados en ponerse a la cabeza de la cola de las vacunas son los ciudadanos de mayor edad, los más adinerados y los que tienen mayor confianza en el gobierno. En general, encontramos que los hombres son más propensos que las mujeres a vacunarse, aunque entre los grupos de edad más jóvenes, esta diferencia se iguala.

 

¿Cuáles son los siguientes pasos?

La demanda insatisfecha amenaza con aumentar la ansiedad del público. El nuevo reto será convencer a grandes segmentos del público de que es razonable y aceptable esperar pacientemente su turno. Este desajuste entre las expectativas del público y la capacidad de suministrar vacunas no es todavía un problema significativo. La mayoría de los ciudadanos del mundo se conforman por ahora con esperar a que los más esenciales y vulnerables se vacunen primero. Pero esta paciencia no durará. En algún momento el público empezará a preguntarse cuándo le llegará su turno. Es entonces cuando se agudizarán los interrogantes sobre la gestión de las vacunas por parte de nuestros poderes públicos.

A estas preocupaciones se suma el hecho de que la mayoría de la gente mira las vacunas desde una perspectiva local. Las advertencias de las autoridades mundiales sobre la falta de acceso de los países en desarrollo han caído en saco roto. Esto podría convertirse rápidamente en un juego de suma cero en el que las vacunas que van a otros países podrían ser vistas como vacunas que se niegan a su familia y vecinos locales. Este podría ser el caso especialmente en los países que cuentan con su propia capacidad de fabricación de vacunas.

Etapas del despliegue de las vacunas

Prevemos tres etapas principales en el proceso de despliegue de las vacunas COVID-19 para el mundo:

  • Fase 1: Demanda sobre oferta
  • Fase 2: Activar a los indecisos
  • Fase 3: Alcanzar la inmunidad de rebaño/comportamientos de mantenimiento

La primera etapa será cómo gestionar la escasez temporal de vacunas a medida que aumenta la demanda. Centrarse en los más vulnerables y en los más necesarios es la clave para mantener al público de su lado a corto plazo. Pero en un futuro no muy lejano las vacunas se trasladarán al público en general. Es entonces cuando la claridad sobre el proceso y la gestión de las expectativas sobre el acceso a nivel muy personal se vuelven más importantes. Dicho de forma sencilla, saber exactamente cuánto tiempo pasará hasta que te pongas en marcha es mejor que cualquier afirmación general sobre la puntualidad.

A medida que la demanda inicial disminuye, existe una sólida ruta basada en la ciencia del comportamiento para conseguir que los "reticentes razonables" se pongan del lado de la vacunación. En resumen, se trata de una combinación de arrepentimiento por lo que la no vacunación podría hacer a otros, fuentes de información de confianza que aborden preocupaciones específicas y la creación de identidades y normas sociales asociadas a la vacunación. La elección personal es también una parte importante (personas razonables como usted están eligiendo vacunarse contra el COVID-19).

La última milla para las vacunas será convencer a aquellos que son especialmente reacios y poco propensos a participar. Nuestro análisis en la Figura 1 sugiere que este sigue siendo un número considerable (20%-30%) en muchos países. De los países de nuestro estudio de esta oleada, los ciudadanos de Rusia (el 54% no está de acuerdo en vacunarse), Sudáfrica (49%) y Francia (45%) son los más reacios a vacunarse, seguidos por los de Estados Unidos (37%) y Japón (36%). Sin embargo, dada la fuerte demanda temprana de vacunas, centrar las comunicaciones en este grupo en este momento puede no ser una prioridad.

Mensajes sobre la Vacunas: Usando la ciencia del comportamiento

Utilizando un modelo de comportamiento que tiene en cuenta la motivación, la capacidad, el procesamiento de la información y el contexto social, nuestra investigación exploró qué mensajes están más relacionados con la disposición a vacunarse. Las cuatro áreas de mensajes que surgieron son:

  • Mensajes centrados en la seguridad y la eficacia de estas "nuevas" tecnologías de vacunación: en todos los grupos, independientemente de la probabilidad de vacunarse, sigue habiendo una sensación de ansiedad en torno a la vacuna. Una forma eficaz de gestionar la ansiedad es facilitar que otras personas conocidas y de confianza se vacunen: la creación de normas sociales sólidas en torno a la vacunación puede ayudar a gestionar esto de forma eficaz. Obsérvese que, aunque la ansiedad no tiene una alta correlación con la probabilidad de vacunarse, se encuentra en niveles elevados en todos los grupos, lo cual es comprensible pero preocupante.
  • Crear un impulso en torno a las vacunas como "comportamiento normal"/aceptabilidad y coherencia con las acciones pasadas. En muchos países, menos de la mayoría optó por vacunarse contra la gripe el año pasado; por lo tanto, la vacunación no puede considerarse una parte normal de la mayoría de las rutinas de protección de la salud personal. Cambiar esta situación mostrando la vacunación como parte de las rutinas normales de salud para los miembros relevantes de la comunidad de una persona es fundamental para ayudar a formar y mantener resultados positivos.
  • Abordar el arrepentimiento: el arrepentimiento anticipado es un sustituto del riesgo; esto es cierto para no vacunarse pero también para vacunarse; hay que tener en cuenta ambos. Hay que tener en cuenta que las personas pueden tener poco arrepentimiento anticipado por no vacunarse si consideran que la incidencia y la gravedad del COVID-19 son bajas (a pesar de que las fuentes de información de salud pública sugieran lo contrario).
  • Construir identidades sociales positivas y jugar con la obligación moral: una gran mayoría considera que la vacunación es una elección personal; es importante entrelazar este sentido de autonomía con una identidad pro-social más amplia en la que se reconozca que tienen una opción, pero su identidad como miembro de una comunidad más amplia les exige participar. La percepción de la obligación moral la tiene la mayoría, independientemente del perfil demográfico, y tiene una fuerte relación con la participación.
  • Confianza en la decisión frente a la necesidad de más información: las personas con poca probabilidad de vacunarse contra la COVID-19 son mucho menos propensas a confiar en las fuentes de información, y el 59% en general afirma que necesita pensárselo mucho antes de vacunarse. Los organismos de salud pública y otras instituciones deben comprender cómo pueden alinearse de manera que formen parte de su comunidad de entendimiento y generen confianza, creando un entorno que apoye el pensamiento crítico.