España, el país del mundo donde más crece la preocupación por la inflación

A pesar del aumento de la preocupación por la subida de precios, el desempleo, con un 46%, continúa siendo la principal preocupación para la población española, siendo el segundo país europeo más preocupado por este asunto. En este contexto no resulta sorprendente que la ciudadanía española sea la más pesimista a nivel europeo, en lo que respecta a la economía de su país: el 82% considera que la situación económica es mala. A nivel mundial, por primera vez, la inflación se posiciona como la principal preocupación. Ante el estallido de la guerra en Ucrania, la preocupación ante un conflicto militar se ha incluido en este estudio y preocupa ya a un 14% de la población mundial, de media, casi al mismo nivel que el Covid en el caso de España.

La subida del precio de la energía y materias primas y los efectos de la guerra de Ucrania han provocado que se dispare la inflación, hasta tal punto que países como Estados Unidos ya han comenzado a tomar medidas para frenarla. Mientras, los consumidores de todo el mundo, que llevan notando esta alza en los costes en sus bolsillos desde hace semanas, se muestran cada vez más preocupados por el impacto en sus economías personales, situando a la inflación como su principal preocupación. Esta es la conclusión que se extrae de la última oleada del estudio What Worries the World de Ipsos, realizada en 27 países entre el 25 de marzo y el 3 de abril de 2022.

Por primera vez desde su inclusión en esta encuesta en el año 2013, la inflación se sitúa como la principal preocupación a nivel mundial, compartida por un 32% de la ciudadanía, de media, 6 puntos más que el mes anterior. Un aumento que es todavía más significativo si echamos la vista un año atrás cuando, en abril de 2021, solo un 10% de la población mundial, de media, la situaba como su primera preocupación.

Ahora, la inflación se posiciona por delante de otras cuestiones como la pobreza y la desigualdad social (31%), el desempleo (29%), la delincuencia y la violencia (25%) o la corrupción financiera y política (24%). Y, mientras que la preocupación por la inflación continúa aumentando, la inquietud ante el Covid-19 registra por segundo mes consecutivo su nivel más bajo desde su inclusión en esta encuesta, y cae, con un 18%, hasta la octava posición.

En un contexto en el que los problemas de carácter económico encabezan el listado de las principales preocupaciones de la ciudadanía, es normal que el 65% de la población mundial, de media, asegura que la situación económica en su país es mala. Por su parte, España es el país europeo más pesimista en lo que respecta a la economía:  el 82% de la población española considera que la situación económica en el país es mala. Además, España es, junto con Gran Bretaña, el país que ha experimentado mayores descensos en sus valoraciones económicas en el último mes, con caídas de 16 y 11 puntos, respectivamente.

España es el país europeo en el que más preocupa el desempleo

La preocupación por la inflación también crece en España y es, de hecho, el país que registra un mayor incremento (21 puntos respecto a marzo), hasta situarse en un 34%, dos puntos por encima de la media global, y ocupa el segundo lugar en el ranking de las principales preocupaciones en el país.

Y es que, a pesar de este significativo aumento, la principal preocupación para la ciudadanía española continúa siendo el desempleo, con un 46%, 17 puntos por encima de la media global (29%). España junto con Italia (49%), son con diferencia, los países europeos donde más preocupa este asunto: le siguen, a mucha más distancia, Hungría (19%), Suecia (17%) y Francia (16%).

La población española se muestra también muy preocupada por la pobreza y la desigualdad, que, con un 34%, ocupa el tercer lugar en el listado de las principales inquietudes de la ciudadanía. En cuarta posición se encuentra los impuestos, (29%) con una subida de 8 puntos respecto a marzo, y en quinto lugar la salud (23%).

Según José Pablo Ferrándiz, Director de Opinión Pública y Estudios Políticos de Ipsos en España, “una de las consecuencias de la pandemia del COVID 19 fue que, a nivel mundial, el desempleo se situara, con diferencia, como la principal preocupación de los ciudadanos. Ahora, uno de los efectos de la guerra de Ucrania ha sido que, por primera vez en décadas, la inflación alcance la primera posición de la lista de problemas que perciben los ciudadanos a nivel mundial. Dentro de este clima global, España es el país del mundo donde más crece la preocupación por la inflación (21 puntos con respecto al pasado mes de marzo) superando, dentro de los problemas percibidos en el país, a los relacionados con la sanidad y con las desigualdades sociales, pero por debajo del que sigue liderando este ranking: el desempleo. El paro es un mal endémico español que dificulta cualquier atisbo de optimismo económico: de hecho, España es el país europeo que presenta el dato más elevado de ciudadanos que evalúa negativamente la situación económica (82%). Con todo, el porcentaje de españoles que menciona el paro como principal problema lleva descendiendo progresivamente desde 2014, y la cifra correspondiente a esta oleada de abril de 2022 es la más bajo de toda la serie histórica. Una pincelada verde en un lienzo gris.

La guerra en Ucrania preocupa especialmente en el entorno europeo

A raíz del estallido de la guerra en Ucrania, la inquietud ante un conflicto militar entre naciones se cuela en el listado de las principales preocupaciones de la población mundial, y ocupa, con un 14%, de media, el puesto 11 de 18 de este listado, situándose al mismo nivel que otras cuestiones como la educación o el cambio climático (ambos con un 14%).

La inquietud es mayor en los países europeos, ocupando los primeros ocho puestos del ranking en la mayoría de los países. Polonia es el país con mayor nivel de preocupación, ya que cuatro de cada diez (38%) afirman que es uno de los principales problemas que afectan a su país. Le siguen de cerca Alemania (35%), donde ocupa la segunda posición solo por detrás de la inflación, Suecia (30%), Gran Bretaña (28%) e Italia (26%). A más distancia, con un 14%, se encuentra España, segundo país europeo, por detrás de Hungría (13%), en el que menos preocupa el conflicto militar entre naciones, pero destaca que es un tema que preocupa casi al mismo nivel que el Covid (15%).