Impacto de la pandemia del Covid-19 en la salud

¿Cómo ha cambiado el COVID-19 la salud general de las personas? ¿En qué aspectos ha disminuido su salud o se ha mantenido estable? ¿En qué medida las personas experimentaron nuevos problemas de salud o empeoraron las condiciones preexistentes? ¿Qué proporción de personas abandonaron el tratamiento o la atención durante la pandemia? ¿Por qué motivos? ¿Se compensó esta ausencia de tratamientos o visitas con un mayor uso de la telemedicina y las aplicaciones digitales?

Access the French article

Según las cifras oficiales de víctimas mortales a nivel mundial, se calcula que la pandemia de Covid-19 ha matado a más de 4,5 millones de personas en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud, esta cifra podría ser en realidad mucho peor. Varios países ya han visto descender la esperanza de vida de sus habitantes: se dice que ha bajado 1,5 años en Estados Unidos, 4 años en Sudáfrica, 2 años en Rusia, 1,6 años en España, unos 0,5 años en Francia, etc. Y, sin embargo, no se pueden negar otras consecuencias -quizá menos visibles pero muy violentas- con implicaciones a largo plazo. Las fases de contención y aislamiento aplicadas en todo el mundo pueden haber generado un deterioro del nivel de bienestar y de la salud de un cierto número de individuos, en particular de personas que padecen enfermedades crónicas. La onda expansiva y los impactos podrían ser potencialmente graves en los próximos años, o incluso en los próximos meses. AXA trató de medir el alcance del fenómeno. ¿Cómo ha cambiado el COVID-19 la salud general de las personas? ¿En qué áreas su salud disminuyó o se mantuvo estable? ¿En qué medida las personas experimentaron nuevos problemas de salud o empeoraron las condiciones preexistentes? ¿Qué proporción de personas abandonaron el tratamiento o la atención durante la pandemia? ¿Por qué motivos? ¿Se compensó esta ausencia de tratamientos o visitas con un mayor uso de la telemedicina y las aplicaciones digitales? AXA quería dar respuesta a estas preguntas y pidió a Ipsos que realizara una encuesta en 14 países de todo el mundo entre 14.000 personas entre el 23 de febrero y el 19 de marzo de 2021. Aquí, Ipsos y AXA presentan un análisis de la situación en siete países europeos emblemáticos (Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, España, Bélgica y Suiza).

 


Datos clave del estudio:

  • El 40% de los europeos afirma que su salud ha empeorado en comparación con antes de la pandemia (48% de los italianos, 46% de los españoles, 43% de los británicos, 40% de los franceses y belgas, 36% de los alemanes).
  • En concreto, casi 1 de cada 2 europeos admite que su situación ha empeorado en muchos aspectos: nivel de ansiedad (el 51% en general dice que ha empeorado, pero el 64% en Italia, el 55% en Francia, el Reino Unido y España y el 51% en Bélgica), estado físico general (el 47% de los europeos dice que es peor, el 52% en Italia, el 50% en el Reino Unido, el 49% en España y Francia, el 48% en Bélgica) o nivel de cansancio (el 47% de los europeos, pero el 55% en Italia, el 51% en el Reino Unido y Francia, el 50% en España y el 48% en Bélgica).

  • El 72% afirmó que le resultaba más difícil acceder a la atención y a los profesionales sanitarios cuando los necesitaba durante la pandemia (85% en Italia, 76% en el Reino Unido y España, 75% en Bélgica, 66% en Alemania, 65% en Francia y 58% en Suiza).
  • El 66% tuvo al menos un problema de salud que apareció o empeoró durante la pandemia, principalmente problemas musculares, articulares u óseos (31%), psicológicos (30%), digestivos (18%), dentales (17%), neurológicos (17%), dermatológicos (15%), oftalmológicos (14%), respiratorios (11%) o cardiovasculares (10%).
  • El 45% de las personas que sufrieron problemas de salud durante la pandemia afirmaron haber renunciado a los cuidados, al tratamiento o a la visita al médico (el 60% en España, el 53% en Italia, el 42% en Alemania y el Reino Unido, el 40% en Francia, el 38% en Suiza y el 34% en Bélgica). En general, esta situación preocupa al 31% de los europeos.
  • Y las herramientas digitales no han mejorado realmente la situación: pocas personas han recurrido a más teleconsultas con su médico de cabecera (7%) o su especialista (6%) que antes de la pandemia. La teleconsulta es la que más ha aumentado en Francia (12% para los médicos de cabecera, 11% para los especialistas). El uso de aplicaciones sanitarias digitales ha aumentado ligeramente (9%).

La salud de 4 de cada 10 europeos empeoró durante la pandemia:

A primera vista, la situación podría parecer bastante positiva, ya que el 64% de los europeos considera que tiene buena salud (el 10% "muy" buena y el 54% "bastante" buena). Pero hay que relativizar esta cifra. En primer lugar, la situación difiere de un país a otro dentro del continente europeo. Mientras que el 80% de los suizos dicen tener buena salud, sólo el 50% de los italianos dicen tenerla. En segundo lugar, por el contrario, más de 1 de cada 3 europeos considera que su salud es "moderada" (29%) o "mala" (6%).Sobre todo, el 40% de los europeos considera que su salud ha empeorado desde el comienzo de la pandemia (frente al 43% que dice que no ha cambiado, el 16% que ha mejorado y el 1% que no ha querido responder). De nuevo, los italianos parecen ser los más afectados por este deterioro (48%), por delante de los españoles (46%), los británicos (43%), los franceses y belgas (40%), los alemanes (36%) y los suizos (sólo 29%). En detalle, casi 1 de cada 2 europeos admite que su situación ha empeorado en muchos aspectos: nivel de ansiedad (el 51% en general dice que ha empeorado, pero el 64% en Italia, el 55% en Francia, el Reino Unido y España y el 51% en Bélgica), estado físico general (el 47% en general dice que ha empeorado, el 52% en Italia, el 50% en el Reino Unido, el 49% en España y Francia, el 48% en Bélgica) o nivel de cansancio (el 47% en general, pero el 55% en Italia, el 51% en el Reino Unido y Francia, el 50% en España y el 48% en Bélgica). El peso es también una cuestión en la que la situación se ha deteriorado para muchos (43% de los europeos): este problema afecta a casi 1 de cada 2 italianos y 1 de cada 2 británicos (48% en ambos países).

¾ de los europeos dicen que les resultó más difícil, durante la epidemia, acceder a la atención de los profesionales sanitarios.

El 72% de ellos ha tenido más dificultades para acceder a la asistencia y a los profesionales sanitarios. El fenómeno se da en todos los países, y más en Italia (85%), en España (76%) y en el Reino Unido (76%). Para estos países, ya muy afectados por la pandemia de Covid-19, es un doble golpe, ya que el acceso a la atención médica también se ha vuelto más problemático. Sin embargo, otros países también se han visto muy afectados por este fenómeno: es el caso de Bélgica (75%), Alemania (66%), Francia (65%) y Suiza (58%).Las dificultades no acaban ahí. La mayoría de los europeos considera que, desde el comienzo de la epidemia, les resulta más difícil vigilar y controlar su salud (57%), saber qué hacer ante los problemas de salud que se les presentan (57%) o encontrar respuestas a las preguntas que tienen sobre su salud (56%).

2 de cada 3 europeos han tenido problemas de salud durante la epidemia y 1 de cada 3 declara no recibir tratamiento médico, claramente no por elección.

El 66% tuvo al menos un problema de salud que apareció o empeoró durante la epidemia, principalmente problemas musculares, articulares u óseos (31%), psicológicos (30%), digestivos (18%), dentales (17%), neurológicos (17%), dermatológicos (15%), oftalmológicos (14%), respiratorios (11%) o cardiovasculares (10%). También en este caso, la situación difiere de un país a otro. La mayoría de los españoles e italianos afectados por problemas de salud dicen haber renunciado a la atención médica (60% y 53% respectivamente). Pero en otros países, muchos también están preocupados: El 34% en Bélgica, el 38% en Suiza, el 40% en Francia, el 42% en Alemania y el Reino Unido. Las razones aducidas son muy diversas: sólo 1/3 de los europeos lo explican por el hecho de haber podido arreglárselas de otro modo, recurriendo a la automedicación por ejemplo (36%). Los demás parecen haber sufrido esta falta de atención médica, ya sea porque temían contraer el virus al acudir a una visita médica (37%), o porque su médico no estaba disponible (35%), o más raramente porque pasaron apuros económicos (15%).

La gestión de los europeos que padecen enfermedades crónicas parece haberse visto especialmente afectada durante la epidemia.

Más de 1 de cada 3 pacientes que padecen enfermedades crónicas (cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc.) consideran que su situación ha empeorado desde el comienzo de la epidemia (35%), lo que es aún más cierto en el caso de Italia y el Reino Unido (41%), pero el fenómeno también se da en Francia (33%), Bélgica (34%) o Alemania (37%).Casi 8 de cada 10 pacientes tenían al menos un problema de salud que apareció o empeoró durante la pandemia (78%). Casi 1 de cada 2 sentía que su salud era peor que antes de la epidemia (47%). La mayoría de los pacientes preocupados por estos problemas de salud declaran haber renunciado a los cuidados, al tratamiento o a la consulta (52%).

Esta gestión médica de los problemas de salud no podría corregirse realmente con un mayor uso de la teleconsulta y los tolos digitales.

Cabe esperar que las dificultades de acceso a la asistencia y a los profesionales sanitarios se compensen en parte con un mayor uso de la teleconsulta y de las herramientas digitales. Así ha sido, pero no tanto como cabría esperar. Son pocos los europeos que afirman haber recurrido a más teleconsultas con su médico de cabecera (7%) o especialista (6%) durante la epidemia. Los franceses se encuentran entre los que lo han hecho más que antes (12% con su médico de cabecera y 11% con su especialista), así como los británicos (10% y 8% respectivamente).Las aplicaciones digitales de salud y bienestar tampoco se han utilizado mucho más durante la epidemia (sólo el 9% dice haber descargado más que antes, el 21% tanto como antes, el 6% menos, mientras que el 64% dice no haber descargado nunca ninguna).Los países europeos se encuentran en el extremo opuesto al comportamiento y actitudes de los chinos. Estos últimos son los que más declaran que si han renunciado a los cuidados, a las visitas médicas o a los tratamientos, es porque se han tratado más a menudo de otras maneras, en particular mediante la automedicación (51% frente al 36% de los europeos). Están entre los que, junto con los estadounidenses, dicen haber recurrido más a la teleconsulta con su médico de cabecera (14% para los chinos y 26% para los estadounidenses) y también han descargado aplicaciones (20% para los chinos y 17% para los estadounidenses).

 
AXA

 

Acerca del Grupo AXA
El Grupo AXA es un líder mundial en seguros y gestión de activos, con 153.000 empleados que atienden a 105 millones de clientes en 54 países. En 2020, los ingresos según las NIIF ascendieron a 96.700 millones de euros y los beneficios subyacentes a 4.300 millones de euros. AXA tenía 1.032.000 millones de euros en activos gestionados a 31 de diciembre de 2020.

Descargar

Más información acerca de Salud