¿Reducirá la gente la cantidad de carne que come por el planeta? Para muchos, la respuesta es no

A nivel mundial, aunque la mayoría de los adultos están preocupados por el cambio climático, menos de la mitad dijo que era probable que redujera su consumo de carne este año.

Ipsos | Consumo de carne |Cambio Climático | Sostenibilidad

La primavera equivale al inicio de la temporada de barbacoas.

Para muchos, esta época del año (al menos en el hemisferio norte) significa encender la parrilla y comer de todo, desde pollo hasta hamburguesas y filetes. Y ni siquiera el cambio climático parece ser suficiente para que la gente se plantee dejar de lado la hamburguesa de ternera y coger en su lugar una ensalada.

Un poco más de dos de cada tres (68%) adultos, de media, en 31 países dijeron estar preocupados por los impactos del cambio climático en su país en una encuesta en línea de casi 24.000 adultos realizada por Ipsos Global Advisor entre el 18 de febrero y el 4 de marzo.

Sin embargo, sólo el 44%, de media, dijo que era probable que comiera menos carne, o que sustituyera la carne de algunas comidas por alternativas como las judías, en un intento de limitar su propia contribución al cambio climático en 2022.

Apetito de cambio

  • Perú se sitúa a la cabeza, ya que el 64% de los habitantes de este país declaran que es probable que coman menos carne para reducir su impacto en el cambio climático, seguidos de México (61%) y China (60%).
  • En el otro extremo de la escala, sólo el 29% de los habitantes de Japón y Canadá declaran que es probable que coman menos carne por motivos relacionados con el cambio climático, seguidos de cerca por Francia, Polonia y Estados Unidos (todos ellos empatados con el 33%).

Preocupación por la carne

Shunichi Uchida, director de Ipsos en Japón, dijo que la gente de ese país ya tiende a comer menos comida como hamburguesas de carne que los de los países occidentales, por lo que podría ser la razón por la que no planean reducir el consumo de carne.  

Más de dos de cada tres (69%) personas en Japón están preocupadas por el cambio climático en su país, pero Uchida dijo que muchos ven la lucha contra él como una responsabilidad de las empresas y el gobierno.

Y aunque un informe de 2013 de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación concluyó que toda la ganadería representaba el 14,5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, afirma que "la mayoría de los japoneses no son conscientes de que la industria ganadera perjudica al medio ambiente."

Precios al rojo vivo

A unos 11.000 kilómetros de distancia, en México, más del doble (61%) de las personas declaran que es probable que reduzcan el consumo de carne este año como forma de ayudar a combatir el cambio climático.

Ricardo Salos Pardo, Director de Asuntos Públicos de Ipsos en México, se muestra escéptico. "Normalmente nos gusta ser políticamente correctos", dijo de sus compatriotas. "Sabemos lo que debemos decir, pero a veces hay una brecha entre el decir y el hacer".

La mayoría (71%) de los adultos en México expresó su preocupación por el cambio climático en su país, pero Salos Pardo dijo que si la gente reduce el consumo de carne este año será por razones económicas.

En el Gran Norte, Mike Colledge, Presidente de Asuntos Públicos de Ipsos en Canadá, coincidió en que es el aumento de los precios en la tiendas, y no la creciente preocupación por la Madre Tierra, lo que podría inducir a los canadienses a comer menos carne.

Hot dogs

 

Sea cual sea el precio, muchos canadienses no parecen dispuestos a cambiar los alimentos básicos de la barbacoa, como los perritos calientes, por los de tofu. Casi dos de cada tres (60%) canadienses se declaran preocupados por el cambio climático en su país, pero sólo el 29% afirma que es probable que reduzca su consumo de carne.

 

La acción que se desencadena

Los hábitos son difíciles de romper.

Parece que establecer el vínculo entre la adopción de medidas como comer menos hamburguesas de carne esta primavera y la lucha contra el cambio climático va a llevar algún tiempo.

Sin embargo, Colledge advirtió que los activistas y los gobiernos "han pasado dos décadas convenciendo a la gente de que el cambio climático es un problema, no tienen dos décadas para educarles sobre qué hacer al respecto".

 

ACCEDE AL INFORME COMPLETO

Más información acerca de Energía y Medio ambiente